Autismo de Alto Funcionamiento y Asperger no son lo mismo

Pese a que en algunos puntos ambas condiciones se superponen, sin embargo, en los últimos tiempos se han establecido diferencias entre una y otra en distintos aspectos.
Respecto de las habilidades del lenguaje, mientras que en el AAF se encuentra que hay dificultades en el desarrollo de este durante los primeros tres años de vida, con retrasos significativos, poca evolución del lenguaje expresivo, presencia de ecolalia, lenguaje repetitivo, entonación poco enfática, escasa receptividad de la información que provee el interlocutor, aquellos que portan Asperger se caracterizan por no presentar demoras ni retraso en la adquisición del lenguaje, con prosodia anómala, estilo conversacional autorreferente, gran facilidad para expresarse oralmente, verborragia, uso de vocabulario sofisticado y referencias ambiguas a los datos aportados por el otro.


Otra área que muestra diferencias significativas es aquella referida a las habilidades cognitivas y las conductas adaptativas.


En estos ítem, los autistas de alto funcionamiento y los Asperger coinciden en mostrar un desarrollo adecuado de las habilidades cognitivas no verbales, pero en estos últimos también se observa respecto de las verbales.

A su vez, los primeros demuestran un interés muy limitado en la exploración del entorno en los comienzos de la infancia, al tiempo que se observa en ellos un marcado retraso en los logros autonómicos.

Por otro lado, sobresalen en las áreas no verbales de razonamiento, así como en lo referente a capacidades espaciales, la conceptualización no verbal y la memoria visual.


Por su parte, los Asperger se interesan por la exploración de su entorno en sus primeros años, tienden a mostrar una adecuada autosuficiencia y su fuerte está en las áreas verbales (razonamiento, comprensión y vocabulario), con marcada predominancia de la memoria auditiva.


En estos últimos se patentizan las dificultades en la integración viso-motora, percepción espacial, memoria visual y formación de conceptos no verbales, mientras que en los AAF los inconvenientes se asocian más con las cuestiones auditivas y verbales, siendo que su razonamiento y comprensión en este área, junto con la percepción y la memoria auditiva, suelen ser pobres.

El desarrollo motor es otro punto de diferenciación.


En él, los autistas con un alto funcionamiento no muestran retrasos respecto de la población general, suelen ser ágiles, gustar de las actividades físicas, lo que puede derivar, sin embargo, en dificultades motrices en la adolescencia, ello como consecuencia de una imagen corporal anormal y una baja autoestima.


Motrizmente, las personas con Asperger tienden a mostrar alteraciones en el desarrollo desde muy temprano, lo que deriva en que se observe en ellos cierta torpeza y dificultades en la coordinación motora, por lo que no son afectos a participar en actividades físicas. Esos inconvenientes que se observan desde la más tierna edad persisten a lo largo de la adolescencia y, en muchos casos, durante toda la vida.


El de las habilidades sociales y la comprensión social es otro ámbito en el que se observan marcadas diferencias entre unos y otros.


En este aspecto, aquellos autistas de alto rendimiento muestran poco apego hacia la madre desde el comienzo de su vida, lo que se extiende a otros personajes significativos durante el tiempo de crianza. También carecen de interés por sus pares, les falta comprender las emociones que manifiestan las otras personas y no muestran interés por desarrollar interacciones sociales.

Y tampoco son capaces de reconocer sus problemas en este sentido.
Por su parte, los Asperger sí se vinculan fuertemente con la figura materna, muestran interés en la interacción social (aunque de forma frecuentemente inapropiada), se interesan en otros niños pero en forma anómala, pueden llegar a comprender aproximadamente las pistas sociales, tratan de establecer relaciones sociales y tienen cierta tendencia a reconocer sus dificultades y en ocasiones son conscientes de las diferencias con respecto a los demás.


En lo que hace a los patrones repetitivos de conductas, los autistas de alto funcionamiento suelen interesarse hasta en demasía en actividades manipulativas y aquellas que tengan una base viso-espacial. Presentan retraso en el juego imaginativo y simbólico, en su mayoría, al tiempo que suelen ser hábiles musicalmente y en áreas específicas de la ciencia, el arte o los oficios. Suelen presentar exceso y/o exageración en sus movimientos.
A su vez, los Asperger centran su interés más en la acumulación de datos respecto de temas específicos, antes que lanzarse a actividades más relacionadas con lo motriz. Su juego, si bien es imaginativo y simbólico, suele ser solitario, antes que social o interactivo. En lo que respecta a la interacción social, buscan imponer sus intereses a los demás. Raramente muestran exageración o ampulosidad en sus movimientos o estos son repetitivos.


Las que anteceden son las diferencias básicas entre uno y otro grupo, aunque hay que tener en cuenta que, dada la variedad de manifestaciones al interior de cada uno de ellos, existen zonas en las que es posible que las diferencias no sean tan visibles y que algunas características de unos aparezcan en los otros.

Colofón


Aunque no se la reconozca como categoría nosológica y desde ese punto de vista se sostenga que el Autismo de Alto Funcionamiento no existe, que se hable de él en infinidad de textos científicos y de divulgación habla de que quizá debería aceptarse su existencia como una subcategoría dentro del gran paraguas de los Trastornos del Espectro Autista.


En todo caso, más allá de los logros y los progresos que estas personas hagan a lo largo de su vida, es necesario que no se olvide su condición, no para estigmatizarlos y segregarlos, sino para ayudarlos a desarrollar su máximo potencial, que es el fin de toda intervención que se haga sobre cualquier persona, porte o no una discapacidad.

fuente: https://elcisne.org/que-es-el-autismo-de-alto-funcionamiento/

Esta entrada fue publicada en AUTISMO, DEFINICIONES. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *