Cambios en la definición y el diagnóstico del autismo:

Los médicos utilizan el texto titulado, Manual estadístico y de diagnóstico de los trastornos mentales, quinta edición, DMS-5 por sus siglas en inglés, para ayudar a diagnosticar el autismo. 

En el pasado, solamente los niños con síntomas severos de autismo eran diagnosticados.

Pero en el 2013, los criterios para el diagnóstico del trastorno del espectro autista (TEA) cambiaron basados en fuentes de investigación y experiencia clínica acumulada desde la publicación del DMS-5 en 1994. 

Ahora los niños con síntomas leves son identificados y se les presta ayuda.

Varias afecciones solían diagnosticarse por separado bajo el término, «trastornos generalizados del desarrollo» o «trastornos del espectro autista» en el texto DMS. Las siguientes son las afecciones mencionadas:

  • Trastorno autista
  • Trastorno generalizado del desarrollo, no ,especificados de otra forma (PDD-NOS, por sus siglas en inglés)
  • Síndrome de Asperger
  • Trastorno desintegrativo

Con la publicación de la quinta edición del texto DSM en el 2013, los términos indicados arriba ya no son utilizados y estas afecciones se agrupan ahora bajo la categoría más amplica del trastorno del espectro autista o TEA. 

Muchas personas se auto identifican con el síndrome de Asperger, pero los profesionales ya no usan esta terminología cuando hacen el diagnóstico.

Esta entrada fue publicada en AUTISMO, DIVULGACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *