¿Cuáles son los síntomas de autismo leve?

El autismo leve es un trastorno que empieza a manifestarse en la infancia y se suele mantener durante toda la vida.

El autismo, en términos generales, es un trastorno neurológico que afecta principalmente a la capacidad de comunicación verbal y relación con otros individuos, de una forma más o menos intensa.

¿Cuáles son los síntomas del autismo leve?

Los niños con autismo leve no suelen iniciar conversaciones o hacer amistades con otros niños, y tienen dificultades para mantener discusiones por mucho tiempo.

Suelen involucrarse mucho cuando juegan con los juguetes, tanto, que podrían olvidarse del resto del mundo. Además, pueden quedarse mirando un juguete en particular durante mucho tiempo.

En muchas ocasiones, los niños con autismo leve pueden presentar mucho interés y curiosidad por detalles sin importancia para su edad.

Algunos niños con autismo leve hablan mucho, repiten ciertas palabras insignificantes una y otra vez, sin saber, a menudo, qué significan realmente. A veces pueden decir cosas que no tienen ningún tipo de relación con lo que se está hablando.

Cuando sus rutinas quedan interrumpidas o se presenta alguna situación fuera de lo normal, muchos se agitan o se balancean hacia delante y hacia atrás, sobre todo, cuando no entienden esas emociones.

Una de las características más comunes de niños con autismo leve, es que suelen repetir las frases de una película de animación, conversación o las líneas de un libro.

Los niños con autismo leve evitan el contacto visual, o no suelen mantenerlo durante mucho tiempo.

Puede parecer que están en su propio mundo, y tienen problemas para comprender las emociones y percibir los sentimientos de otras personas. Tampoco les gusta que les toquen, les den abrazos o les sostengan en brazos. Esto se debe a que son muy sensibles a las personas.

A los niños con este trastorno neurológico, les puede resultar muy difícil interpretar el lenguaje corporal. Además, no suelen tener unas habilidades motoras muy desarrolladas.

Esta entrada fue publicada en AUTISMO, DIVULGACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *