DESDE LA EXPERIENCIA: NATACION NIÑOS CON TEA

La dificultad de aprender a nadar es similar a otros niños inicialmente, es decir el conseguir la flotabilidad es más o menos sencillo pues los niños con TEA suelen sentirse bastante bien en el medio acuatico.

La natación es posiblemente el deporte número 1 para los niños con autismo.

A muchos les encantan las sensaciones de la piscina, los movimientos en el agua, bucear…  

Incluso los que tiene pocas habilidades motoras y no son hábiles en los deportes que usan un balón o una pelota, pueden manejarse muy bien en los ejercicios de brazos y pies de la natación.

También permite participar en un equipo donde cada nadador compite individualmente, con lo que se puede aprender el formar parte de un grupo sin sentir el agobio de las dificultades de comunicación o de integración en la estrategia de equipo.

Otra cosa es aprender a nadar, lo cual ya supone el necesario aprendizaje y seguir instrucciones, lo cual en niños con capacidad de hablar y entender puede ser sencillo, pero esto se transforma es casi imposible sin esa capacidad cognitiva.

No obstante, no hay que perder la esperanza, lo ideal es un monitor con paciencia, clases particulares y constancia, la utilización de una piscina publica en mi caso ha sido imposible pues no nos han aceptado, por lo que el aprendizaje solo ha sido posible con una piscina privada con un monitor particular, la experiencia ha sido muy positiva a pesar de haber cambiado de diferentes monitores por necesidades de las instalaciones, siempre ha sido muy positivo y ha ido avanzando.

El aprendizaje ha sido esperanzador y hoy puedo decir que no hay ni el más mínimo riesgo en una piscina. Que puede nadar cuando le apetece, bucear que le gusta mucho y como no flotar y relajarse a su gusto.

Esta entrada fue publicada en AUTISMO, DIVULGACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *