Evaluar el dolor en los niños con TEA

Con frecuencia ante el dolor presentan variaciones en su expresión facial habitual  (por ejemplo: hacer muecas, fruncir el ceño, mantener los ojos muy abiertos o los dientes muy apretados, rechinar los dientes, mirada apenada…).

Pero dentro de la enorme diversidad de este espectro y la singularidad de cada niño TEA, existen quienes responden con inexpresión facial o con respuestas paradójicas como risas.

Por tanto, hemos de considerar que existen otros indicadores como cambios en la conducta o el comportamiento y otras afectaciones como:

1.- Aparición de conductas aberrantes como la autolesión

2.- La agresión.

3.- La  aparición de movimientos estereotipados y rabietas, que son frecuentes y altamente persistentes en niños TEA.

4.- Otros

fuente: elmedicointeractivo.com

Esta entrada fue publicada en AUTISMO, DIVULGACIÓN. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Evaluar el dolor en los niños con TEA

  1. Blanca Gómez dijo:

    Un articulo realmente interesante que puede extrapolarse a otras afecciones donde no existe comunicación con la persona o la comunicación no es bilateral a un mismo nivel, síndrome de aspergen por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *