¿Qué carrera puedo estudiar para trabajar con niños con autismo?

  • Magisterio de educación especial. Los alumnos con TEA tienen necesidades educativas especiales (NEE) y, en ocasiones, necesitan hacer uso de un plan individualizado (PI).
  • Medicina.
  • Educación social.
  • Psicología.
  • Fisioterapia.
  • Logopedia.


Magisterio de educación especial
.
 Los alumnos con TEA tienen necesidades educativas especiales (NEE) y, en ocasiones, necesitan hacer uso de un plan individualizado (PI). En función del grado de afectación, estos niños acuden a un centro de educación especial o a un centro ordinario donde también reciben ayuda específica. Por este motivo, los profesionales de la educación especial adquieren un rol fundamental durante el día a día en la escuela.

Medicina. Los neurólogos y los psiquiatras no solo deciden qué tipo de medicación puede ayudar a los pacientes, sino que también se dedican a investigar. En sentido, su función consiste en responder a preguntas como: ¿por qué surgen los TEA?, ¿cómo se puede mejorar la detección precoz?, ¿qué tratamiento es más efectivo?

Educación social. La educación social es una disciplina pedagógica que promueve la integración de la diversidad para el desarrollo social y cultural. Los educadores pueden contribuir a la inserción laboral y al desarrollo de la autonomía personal, por ejemplo mediante pisos tutelados.

Psicología. La psicología complementa, la mayor parte de las veces, el trabajo de los pedagogos y de los médicos. Son los encargados de cuidar la parte más emocion emocional del paciente y también de reducir el impacto que el diagnóstico causa en el núcleo familiar.

Fisioterapia. Las alteraciones motrices pueden mejorar, según el caso, gracias a la intervención de un fisioterapeuta. Su función es que el paciente gane autonomía personal en los desplazamientos y no sufra dolor físico.

Logopedia. Cuando hay alteraciones en el habla, se debe derivar al paciente a la consulta de un logopeda. No solo se intenta mejorar las cuestiones relativas a la voz, sino también la gestualidad.

Esta entrada fue publicada en AUTISMO, DIVULGACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *