VACACIONES Y AUTISMO

Los periodos de vacaciones son un tiempo de disfrute, pero como bien sabemos todos, también pueden ser increíblemente estresantes.

Nadie lo sabe mejor que los padres y familias con hijos con autismo, ya que son ellos quienes se enfrentan a estos retos únicos.

Las rutinas y las estructuras son más difíciles de mantener durante el caos de las vacaciones, y los niños con autismo deben enfrentarse a nuevas caras, lugares y a la ruptura de sus horarios habituales.

Y, desde que muchos niños con autismo son también más sensibles a los ruidos, tactos y luces, el estrépito de las vacaciones puede llegar a ser muy desorientativo y arrollador para ellos. Esto puede significar un nuevo nivel de estrés y de ansiedad.

Médicos expertos, educadores y familias de niños con autismo nos ofrecen las siguientes recomendaciones:

  1. Planea con anterioridad todo lo que sea posible. Elabora una lista de actividades que puedan ayudar a tu hijo a llenar su tiempo donde quiera que estéis.
  2. Ensaya y haz “role playing” con los niños para ofrecerles tiempos de práctica con anterioridad de modo que puedan enfrentarse mejor a las nuevas situaciones sociales con las que se van a encontrar, o trabajad juntos una historia social que incorpore todos los elementos de los próximos eventos o visitas para que estén mejor preparados ante esas situaciones.
  3. Si vais a visitar a familiares o amigos, asegúrate de que haya un lugar tranquilo y sosegado donde retirarse un momento en caso de ser necesario.
  4. Mantente alerta a los signos de ansiedad o estrés, incluyendo el incremento en conductas como canturreos o balanceos – estos son indicadores de que ha llegado el momento de tener un descanso.
  5. Involucrar a los jóvenes con autismo en actividades repetitivas como por ejemplo hacer collares con abalorios.
  6. Intentar relajarse y pasar un tiempo agradable de vacaciones. Si estáis tensos vuestro hijo se va a dar cuenta de que algo no va bien.
  7. Dar a vuestros familiares una lista de ideas elaborada por sus profesores y terapeutas.
  8. No proteger a vuestros hijos de la familia extensa. Todos los miembros de la familia necesitan entender los retos a los que os enfrentáis.
  9. Haz fotos y elaborad un álbum con ellas, escribiendo debajo de las mismas una sencilla frase explicativa. De este modo cuando alguien pregunte a vuestro hijo sobre las vacaciones él va a poder utilizar este álbum como apoyo visual y así poder explicar las cosas que ha hecho

Estas recomendaciones provienen de: Dr. Gary Goldstein (Autism Speaks y Kennedy Krieger Institute); Dr. Fred Volkmar (Yale Developmental Disabilities Clinic); Dr. Melissa Nishawala (Autism Spectrum Disorders Service); Dr. John Brown (Reed Academy); Dr. Ivy Feldman (The McCarton School); and Diane Marshall (madre de un niño con autismo).

Fuente: Autism Speaks

Esta entrada fue publicada en AUTISMO, DIVULGACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *