Vuelta al cole de los niños y niñas con TEA

La vuelta al colegio puede ser una tarea difícil para cualquier niño o niña. Está llena de novedades y momentos de «estrés»: nueva clase, nuevos compañeros y compañeras, nuevos materiales y profesores, nuevas rutinas… 

La mayoría de estos aspectos pueden ser especialmente complejos para un niño o niña con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) ya que les puede costar algo más gestionar la incertidumbre ante lo desconocido o lo nuevo.

Si algo necesitan los niños y niñas con TEA es una rutina que les refuerza su seguridad. Por todo ello, anticiparse y prepararse con tiempo la vuelta al cole ayudará a crear un entorno con el que se sientan más familiarizados y tranquilos. Si además, reforzamos este trabajo con apoyos visuales que mediante imágenes ayuden a los niños a comprender mejor la información, el retorno al aula será un poco más fácil.
¿Cómo podemos hacer más fácil la vuelta al cole a los niños con autismo?

Compartimos, a continuación, una serie de ideas para las familias y los profesores que pueden facilitarles la vuelta a la escuela después de las vacaciones y ayudarles a que los primeros días resulten más sencillos.

Es importante explicarle, lo antes posible, su nuevo horario, es decir, cuál va a ser su rutina, qué actividades extraescolares va a realizar, cuando tendrá descansos y recreos, etc. De esta manera podrá anticiparse y adaptarse mejor al nuevo curso.  Esta tarea será más fácil y se reforzará si, además:

  1. EN CASA se elabora un cartel o pizarra con los horarios regulares para su rutina diaria, por ejemplo, la hora de la ducha o las comidas (desayuno, comida, cena); el horario de acostarse y levantarse; o la hora de salir de casa para llegar puntual a la escuela. Importante: Esta agenda tendrá que colocarse en un lugar visible.       
  2. EN EL COLEGIO se prepara una agenda escolar con los horarios de cada clase, el profesor que la imparte, el aula y los tiempos de recreo. Será importante que el tutor se lo explique de manera muy clara, así como los posibles momentos en los que puedan producirse cambios en dicha rutina: si hay alguna clase (por ejemplo, la de gimnasia) en la que tenga que ir a otro espacio (del aula al gimnasio); si va a tener alguna hora libre extra o si algún día la hora de entrada o salida puede sufrir alteraciones.Importante: Esta agenda escolar estará disponible desde el primer día de clase (¡o si es antes, mucho mejor!.

fuente: autismo.org

Esta entrada fue publicada en AUTISMO, DIVULGACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *