Las bacterias intestinales tienen su rol en el autismo

La microbiota exacerba e incluso puede que provoque algunos de los síntomas del trastorno.

El autismo es fundamentalmente un trastorno del cerebro, pero las investigaciones señalan que no menos de 9 de cada 10 individuos que lo presentan sufren también problemas gastrointestinales, como el mal de colon irritable o del «intestino permeable».

Esta segunda circunstancia se da cuando los intestinos se tornan demasiado permeables y se producen fugas de su contenido hasta el torrente sanguíneo.

Hace largo tiempo que se cuestiona si la flora intestinal o microbiota podría exhibir anomalías en los individuos con trastorno del espectro autista y, de esta manera, causar algunos de sus síntomas.

Una serie de estudios recientes viene a respaldar esta idea. Se propone que la restauración de un correcto equilibrio microbiano podría aliviar algunos de los síntomas conductuales típicos del autismo.

En la reunión anual de la Sociedad Americana de Microbiología, celebrada en Boston en mayo pasado, investigadores de la Universidad estatal de Arizona informaron de los resultados de un experimento en el que midieron las concentraciones de diversos subproductos microbianos en las heces de niños con autismo. Cotejaron los resultados con los valores observados en niños normales.

Señalan los investigadores que las concentraciones de 50 de las sustancias mencionadas diferían entre los dos grupos.

Otro estudio efectuado en 2013 y publicado enPLOS ONE daba cuenta de que, comparados con los niños sanos, los autistas presentaban alteraciones en la densidad de población de varias especies bacterianas, entre ellas, una menor densidad de bifidobacterias, un grupo que se sabe que promueve buena salud intestinal.

Todavía está por elucidar si estas diferencias microbianas son inductoras del trastorno autista o si, por el contrario, son consecuencia de él. Un estudio publicado en Cell en diciembre de 2013 respalda la primera de las hipótesis.

Cuando investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech) indujeron síntomas pseudoautistas en ratones mediante la infección de sus respectivas madres con una molécula similar a un virus durante la preñez, encontraron que los roedores recién nacidos presentaban diferencias en su flora intestinal con respecto a la de los ejemplares sanos.

A partir del tratamiento de los primeros con una bacteria saludable (Bacteroides fragilis), los investigadores pudieron atenuar algunos síntomas de carácter conductual. Los ratones tratados exhibían un comportamiento menos ansioso y estereotipado. También se volvieron más comunicativos.

Los investigadores ignoran todavía la forma exacta en que las bacterias intestinales podrían influir en la conducta. Una hipótesis radica en que, si el intestino es permeable, podría permitir el paso al torrente circulatorio de sustancias lesivas para el cerebro.

En el estudio con ratones, el probiótico podría haber contribuido a reformar el ecosistema microbiano y reforzar los intestinos, impidiendo así la fuga de tales sustancias, explica Elaine Y. Hsiao, coautora del estudio y microbióloga en Caltech.

¿Llegará un día en que el autismo pueda tratarse mediante fármacos diseñados para restablecer un equilibrio bacteriano saludable? Pudiera ser.

No obstante, este trastorno es el resultado de una compleja interacción de factores genéticos y ambientales, afirma Manya Angley, investigadora del autismo en la Universidad de Australia del Sur, por lo que la solución seguramente no resulte tan sencilla.

El biólogo Sarkis K. Mazmanina, de Caltech y coautor del estudio con ratones, se muestra de acuerdo. «Serán necesarios muchos más años de trabajo antes de poder afirmar que las bacterias intestinales afectan al autismo y demostrar que los probióticos constituyen un tratamiento viable».

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

ANSIEDAD EN EL AUTISMO

FACTORES QUE LA DESENCADENAN

Autismo y ansiedad son dos palabras que a menudo se relacionan, debido a que muchas personas con autismo la sufren, en mayor o menor medida. La ansiedad emerge en muchas situaciones distintas, desde tener que esperar en una cola hasta la frustración de no poder hacerse entender.

Un estudio sobre ansiedad y TEA encontraba que un 39,6% de los individuos con autismo tenían al menos un trastorno de ansiedad. Los tres tipos más comunes de estos trastornos son la Fobia específica (29,8%), Trastorno obsesivo-compulsivo (17,4%) y el Trastorno de ansiedad social (16,6%).

DESENCADENANTES

Momentos sin horario/propósito fijo

  • Esperar el autobús para ir al colegio
  • Antes y después de entrar al colegio
  • El momento de ir de un espacio a otro (entre clase y clase)
  • Almuerzo/patio
  • Educación física

En el aula

  • Entender qué hacer y cómo
  • Presentaciones delante de los demás
  • Responder en voz alta
  • Exámenes
  • Notas

Problemas sensoriales

  • Espacios llenos de gente (supermercados, patio de la escuela, conciertos…)
  • Espacio (demasiado grande, demasiado pequeño, con olor demasiado fuerte, con demasiada luz, demasiado ruidoso…)
  •  Olores (perfumes, productos de limpieza, pintura…)
  • Comida (textura, olor, color, sonido al morder)
  • Cortar el pelo
  • Médico o dentista
  • Lavar los dientes

Situaciones sociales

  • Sitios nuevos
  • Cambio de planes
  • Ajustar intereses personales con el resto
  • Reuniones familiares
  • Niños pequeños impredecibles
  • Iniciar una conversación
  • Separarse de la madre / padre para ir al colegio

Otros

  • Dificultad en hacerse entender
  • Acudir a citas
  • Pedir citas
  • Llamar por teléfono

REDUCIR ANSIEDAD

Hay diferentes formas de evitar o reducir la ansiedad. Sin entrar en el tema de los fármacos, la respuesta debe ser ayudarle a afrontar estas situaciones. ¿De qué forma?

  • No castigar o reñir al niñ@ si debido a la ansiedad responde con estereotipias (esto les ayuda a calmarse)
  • Tratar de identificar qué es lo que le produce ansiedad, cualquiera (u otros) de los puntos anteriores puede ser un desencadenante
  • Para identificarlo, observa que cosas estabais haciendo antes de que se produjera el ataque de ansiedad
  • Una vez identificado (identificarlo puede ser evidente o costar tiempo), debemos ayudarle a superar esa ansiedad . ¿Cómo?
  • Una forma que funciona bastante bien es la terapia congnitivo-conductual. Este tipo de terapia enseña a afrontar los miedos de manera progresiva.

Ejemplo: Si el niño tiene pánico ante la supuesta separación con su madre, el terapeuta puede pedirle que esté en una habitación separado de su madre durante un minuto. Cuando su madre vuelve, el niño reafirma que no ha pasado nada, que estaba bien. El terapeuta entonces va aumentando el tiempo de separación de la madre lo que va reforzando al niño a tranquilizarse, a ir apagando su ansiedad y a sentirse protegido y seguro.

  • Fomenta y recompénsale por su esfuerzo y compromiso en comportamientos valientes
  • Transmítele confianza en su capacidad para controlar su preocupación y la ansiedad

fuente: https://blog.cerqana.com/ansiedad-autismo/

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Rechazan a un niño por ser autista en un campamento de Torremolinos

David tiene nueve años y es autista, pero eso no le impide durante el año practicar patinaje, hípica o asistir a las actividades extraescolares. Su única dificultad es comunicativa. Sin embargo, el Patronato de Deportes de Torremolinos (Málaga) le ha rechazado, después de aceptarlo, para los campamentos de verano.

La razón, la explica el ente dependiente del Ayuntamiento en un correo electrónico: «Debido a las necesidades especiales (TEA, autismo) que requiere la atención de su hijo y la falta de monitores especializados, sentimos no poder atender su petición para que pueda participar en los campamentos deportivos del Patronato Municipal de Deportes de Torremolinos».

En la misma comunicación se insta a los padres a que, «si viene acompañado de un adulto, puede participar en el campamento». «Al niño lo apuntamos porque los dos padres trabajamos. Ahora tenemos que dejar de trabajar para poder quedarnos con él», lamenta David Gil, padre del menor, que dice que no entiende cómo cogieron a su hijo y, al darse cuenta de que era autista, lo rechazaron.

El Patronato ha llegado a pedirles un número de cuenta en el que devolverle el ingreso del dinero del campamento. «Estaba aceptado. 

No había ningún problema y ahora lo echan. No es justo», afirma el padre. ABC ha intentado recabar sin éxito la versión del Ayuntamiento de Torremolinos, máxime cuando existe una denuncia puesta por discriminar a este niño.

Denuncia por discriminar

Y es que el progenitor denunció la situación ante la Junta de Andalucía y solicitó al Patronato de Deportes de Torremolinos un monitor que se ocupara de su hijo, para que pudiera seguir en el campamento y no tuviera que dejarlo.

Esta demanda no ha sido atendidas hasta el momento, sino que el Consistorio ha expulsado al niño al no poder darle un servicio óptimo tras haberle concedido la plaza.

La denuncia impuesta contra el Ayuntamiento es por vulneración de los derechos fundamentales del menor de 9 años, ya que los padres sienten a que su hijo se le discrimina por la mera razón ser autista.

Y existe un agravante, hace tres años el niño acudió a los mismos campamentos sin que hubiera problemas, pero esta vez ante la imposibilidad del ente municipal de contratar un monitor para este menor han decidido echarlo una vez aceptado.

fuente: https://sevilla.abc.es/andalucia/malaga/sevi-rechazan-nino-autista-campamento-torremolinos-201907032304_noticia.HTML

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Investigan la expulsión de un niño autista de un campamento en Madrid

El Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz (Madrid) está investigando la expulsión el pasado viernes de un campamento municipal de un niño con Trastorno del Espectro Autista (TEA) que este jueves ya se ha incorporado a otro organizado en su centro escolar.

Los padres de M.A. denunciaron el miércoles en Telemadrid que el niño llevaba tres días asistiendo al programa de verano cuando el viernes pasado recibieron una llamada telefónica del campamento -dependiente de la Concejalía de Deporte- en la que les informaban de que no podían atender las necesidades del menor.

El alcalde de Torrejón, Ignacio Vázquez, ha indicado a Efe que el Ayuntamiento investigará «si existió negligencia a la hora de valorar el caso», al no haber derivado al niño a otro recurso municipal, si bien sostiene que se trató de un caso «fortuito y concreto que ya se ha solventado».

Según señalan a Efe fuentes municipales, después de que el número de participantes en la actividad se cuadruplicara, «los técnicos valoraron que por el ruido que existía era conveniente apartar al niño de la actividad, ya que no disfrutaba y podía afectar a su salud».

El niño se ha incorporado este jueves a la actividad municipal ‘Colevacaciones’, un campamento estival que tiene lugar en su centro escolar.

«Quizá el mayor error haya sido no haber sabido informar y derivar al niño a este otro recurso que es ‘Colevacaciones’, que depende de la Concejalía de Educación, está más preparado y cuenta con profesionales más acostumbrados a trabajar con niños con necesidades especiales», ha explicado el alcalde. Según fuentes municipales, el Ayuntamiento conoció lo sucedido a través de la prensa, ya que «no se había presentado ningún tipo de recurso o queja».

Indican también que en el mismo campamento participan otros niños con TEA, con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) o con discapacidad visual.

El alcalde se reunió el miércoles con los padres del niño para «conocer su situación de primera mano e informarles de que existe este otro recurso que es ‘Colevacaciones’, que además está en el propio centro donde el niño cursa sus estudios».

Además, les trasladó sus «más sinceras disculpas por lo ocurrido», que a su parecer es una «ituación anómala pero en la que no hubo ninguna intención de causar problemas al niño».

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3692594/0/investigan-expulsion-nino-autista-campamento-madrid/

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Influencia de las bacterias intestinales en el autismo

El autismo es fundamentalmente un trastorno del cerebro, pero las investigaciones señalan que no menos de 9 de cada 10 individuos que lo presentan sufren también problemas gastrointestinales, como el mal de colon irritable o del «intestino permeable».

Esta segunda circunstancia se da cuando los intestinos se tornan demasiado permeables y se producen fugas de su contenido hasta el torrente sanguíneo.

Hace largo tiempo que se cuestiona si la flora intestinal o microbiota podría exhibir anomalías en los individuos con trastorno del espectro autista y, de esta manera, causar algunos de sus síntomas.

Una serie de estudios recientes viene a respaldar esta idea. Se propone que la restauración de un correcto equilibrio microbiano podría aliviar algunos de los síntomas conductuales típicos del autismo.

En la reunión anual de la Sociedad Americana de Microbiología, celebrada en Boston en mayo pasado, investigadores de la Universidad estatal de Arizona informaron de los resultados de un experimento en el que midieron las concentraciones de diversos subproductos microbianos en las heces de niños con autismo.

Cotejaron los resultados con los valores observados en niños normales. Señalan los investigadores que las concentraciones de 50 de las sustancias mencionadas diferían entre los dos grupos.

Otro estudio efectuado en 2013 y publicado en PLOS ONE daba cuenta de que, comparados con los niños sanos, los autistas presentaban alteraciones en la densidad de población de varias especies bacterianas, entre ellas, una menor densidad de bifidobacterias, un grupo que se sabe que promueve buena salud intestinal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Todavía está por elucidar si estas diferencias microbianas son inductoras del trastorno autista o si, por el contrario, son consecuencia de él.

Un estudio publicado en Cell en diciembre de 2013 respalda la primera de las hipótesis. Cuando investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech) indujeron síntomas pseudoautistas en ratones mediante la infección de sus respectivas madres con una molécula similar a un virus durante la preñez, encontraron que los roedores recién nacidos presentaban diferencias en su flora intestinal con respecto a la de los ejemplares sanos.

A partir del tratamiento de los primeros con una bacteria saludable (Bacteroides fragilis), los investigadores pudieron atenuar algunos síntomas de carácter conductual. Los ratones tratados exhibían un comportamiento menos ansioso y estereotipado. También se volvieron más comunicativos.

Los investigadores ignoran todavía la forma exacta en que las bacterias intestinales podrían influir en la conducta.

Una hipótesis radica en que, si el intestino es permeable, podría permitir el paso al torrente circulatorio de sustancias lesivas para el cerebro.

En el estudio con ratones, el probiótico podría haber contribuido a reformar el ecosistema microbiano y reforzar los intestinos, impidiendo así la fuga de tales sustancias, explica Elaine Y. Hsiao, coautora del estudio y microbióloga en Caltech.

¿Llegará un día en que el autismo pueda tratarse mediante fármacos diseñados para restablecer un equilibrio bacteriano saludable? Pudiera ser.

No obstante, este trastorno es el resultado de una compleja interacción de factores genéticos y ambientales, afirma Manya Angley, investigadora del autismo en la Universidad de Australia del Sur, por lo que la solución seguramente no resulte tan sencilla.

El biólogo Sarkis K. Mazmanina, de Caltech y coautor del estudio con ratones, se muestra de acuerdo. «Serán necesarios muchos más años de trabajo antes de poder afirmar que las bacterias intestinales afectan al autismo y demostrar que los probióticos constituyen un tratamiento viable.»

fuente: https://www.investigacionyciencia.es

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

cuatro alumnos en un instituto de Barcelona violan a otro con asperger

Los Mossos d’Esquadra investigan la supuesta violación a un menor por parte de sus compañeros de instituto, de edades comprendidas entre los 14 y 15 años, en Vallirana (Barcelona).

La víctima, que padece síndrome de asperger, un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista, sufrió amenazas y vejaciones por parte de un grupo de alumnos desde comienzos de curso, según consta en la denuncia que presentó la familia el pasado 17 de ciembre y que adelantó el medio digital «El Caso».

Los hechos sucedieron en la Escuela Verge del Roser, perteneciente a la orden de las Dominicas y situada en esta localidad, que se encuentra a unos 40 kilómetros de Barcelona.

Según infomaron a ABC fuentes cercanas al caso, el adolescente fue abordado por un grupo de cuatro alumnos de tercero de ESO, que se hacían llamar «La Mafia» y que le agredieron sexualmente en varias ocasiones.

Según consta en la denuncia formalizada por los progenitores del menor, los presuntos agresores le obligaron a realizar prácticas sexuales bajo amenaza.

Antes de los hechos, el joven ya había sido objeto de insultos y amenazas por parte de sus compañeros.

Finalmente, en febrero, el menor abandonó el instituto y se trasladó a otro centro de la comarca barcelonesa del Baix Llobregat.

En declaraciones a este diario, desde la dirección del colegio Verge del Roser, un centro concertado que ofrece educación infantil, primaria y ESO, confirmaron que la supuesta agresión se produjo en noviembre de 2018 y que, tras tener conocimiento de la misma, el centro activó el protocolo previsto para los casos de acoso sexual.

fuente:https://www.abc.es/sociedad/
Publicado en AUTISMO, NOTICIAS | 2 comentarios

LA MICROBIOTA EN EL AUTISMO

El trastorno de espectro autista (TEA) es un complejo desorden neurobiológico, que se manifiesta como un comportamiento estereotipado y con deficiencias en la comunicación y la interacción social.

Con una incidencia entre el 1-2% de la población, siendo mayor la incidencia en niños que en niñas.

Entre las causas del TEA cada vez hay más datos que evidencian la microbiota intestinal como un factor a tener en cuenta (incluso causa del TEA), entre otros como son la genética, desregulación del sistema inmune, inflamación o exposición a tóxicos.

¿Está relacionada la microbiota con el trastorno de espectro autista?

Se ha establecido que más del 50% de los pacientes TEA tienen problemas gastriointestinales, desde una permeabilidad intestinal aumentada, a un estreñimiento o diarrea (1).

También se establece que un pequeño porcentaje de pacientes TEA  podría estar causado por especies de Clostridium, que es una familia de bacterias que pueden producir neurotoxinas que inhiben neurotransimisores (2).

Además, se ha observado que tratamientos dirigidos a solucionar alteraciones y desequilibrios, como son los probióticos de la microbiota intestinal producen una clara mejora en el paciente TEA (3), incluso se ha estudiado el trasplante de microbiota obteniéndose buenos resultados (4).

La relación entre microbiota y TEA puede ser explicada por el eje cerebro-intestino-microbioma.

Se trata de una vía bidireccional entre el cerebro y el intestino, afectando éste al primero mediante la producción de toxinas en la microbiota, que pasan al torrente sanguíneo a través de un intestino permeable y que atraviesan también la barrera hematoencefálica para actuar dichas toxinas en el tejido cerebral (1).

Datos que apoyan este estudio es el estudio del microbioma, que es distinto en pacientes TEA frente a pacientes neurotípicos (3).

Para resumir, parece que todo el tratamiento encaminado a corregir desbalances de la microbiota puede producir mejoras en el comportamiento de pacientes con trastono del espectro autista. Incluso un pequeño porcentaje podría ser causado directamente por dicha situación de disbiosis en el intestino, pudiéndose dar una tremenda mejoría en dicho grupo.

fuente: https://cdemac.es/la-funcion-de-la-microbiota-en-autistas/

Publicado en AUTISMO, INVESTIGACION | Deja un comentario

Influencia de las bacterias intestinales en el autismo

El autismo es fundamentalmente un trastorno del cerebro, pero las investigaciones señalan que no menos de 9 de cada 10 individuos que lo presentan sufren también problemas gastrointestinales, como el mal de colon irritable o del «intestino permeable».

Esta segunda circunstancia se da cuando los intestinos se tornan demasiado permeables y se producen fugas de su contenido hasta el torrente sanguíneo.

Hace largo tiempo que se cuestiona si la flora intestinal o microbiota podría exhibir anomalías en los individuos con trastorno del espectro autista y, de esta manera, causar algunos de sus síntomas. Una serie de estudios recientes viene a respaldar esta idea.

Se propone que la restauración de un correcto equilibrio microbiano podría aliviar algunos de los síntomas conductuales típicos del autismo.

En la reunión anual de la Sociedad Americana de Microbiología, celebrada en Boston en mayo pasado, investigadores de la Universidad estatal de Arizona informaron de los resultados de un experimento en el que midieron las concentraciones de diversos subproductos microbianos en las heces de niños con autismo.

Cotejaron los resultados con los valores observados en niños normales. Señalan los investigadores que las concentraciones de 50 de las sustancias mencionadas diferían entre los dos grupos.

Otro estudio efectuado en 2013 y publicado en PLOS ONE daba cuenta de que, comparados con los niños sanos, los autistas presentaban alteraciones en la densidad de población de varias especies bacterianas, entre ellas, una menor densidad de bifidobacterias, un grupo que se sabe que promueve buena salud intestinal.

ARTÍCULOS RELACIONADO

Todavía está por elucidar si estas diferencias microbianas son inductoras del trastorno autista o si, por el contrario, son consecuencia de él. Un estudio publicado en Cell en diciembre de 2013 respalda la primera de las hipótesis.

Cuando investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech) indujeron síntomas pseudoautistas en ratones mediante la infección de sus respectivas madres con una molécula similar a un virus durante la preñez, encontraron que los roedores recién nacidos presentaban diferencias en su flora intestinal con respecto a la de los ejemplares sanos.

A partir del tratamiento de los primeros con una bacteria saludable (Bacteroides fragilis), los investigadores pudieron atenuar algunos síntomas de carácter conductual. Los ratones tratados exhibían un comportamiento menos ansioso y estereotipado. También se volvieron más comunicativos.

Los investigadores ignoran todavía la forma exacta en que las bacterias intestinales podrían influir en la conducta. Una hipótesis radica en que, si el intestino es permeable, podría permitir el paso al torrente circulatorio de sustancias lesivas para el cerebro.

En el estudio con ratones, el probiótico podría haber contribuido a reformar el ecosistema microbiano y reforzar los intestinos, impidiendo así la fuga de tales sustancias, explica Elaine Y. Hsiao, coautora del estudio y microbióloga en Caltech.

¿Llegará un día en que el autismo pueda tratarse mediante fármacos diseñados para restablecer un equilibrio bacteriano saludable? Pudiera ser.

No obstante, este trastorno es el resultado de una compleja interacción de factores genéticos y ambientales, afirma Manya Angley, investigadora del autismo en la Universidad de Australia del Sur, por lo que la solución seguramente no resulte tan sencilla.

El biólogo Sarkis K. Mazmanina, de Caltech y coautor del estudio con ratones, se muestra de acuerdo. «Serán necesarios muchos más años de trabajo antes de poder afirmar que las bacterias intestinales afectan al autismo y demostrar que los probióticos constituyen un tratamiento viable.»

fuente: https://www.investigacionyciencia.es/revistas/mente-y-cerebro/

Publicado en AUTISMO, INVESTIGACION | Deja un comentario

Transtornos funcionales digestivos y autismo

Hemos visto que los trastornos funcionales digestivos no son exclusivos de los niños o adolescentes con Trastornos del Espectro del Autismo, incluso la prevalencia de estos trastornos en la población general son muy elevados, existen autores que inciden en que este porcentaje aumenta considerablemente en poblaciones con sobrepeso infantil, los casos de México(14) o EE.UU., donde la obesidad infantil es ya un problema de salud pública, los desordenes del aparato digestivo en la población general son muy elevados.

De hecho en la actualidad se está popularizando el trasplante fecal, que básicamente es poner heces de un paciente sano en los intestinos del paciente enfermo, asqueroso, pero bastante efectivo.

En el caso de los trastornos del espectro del autismo vemos como existen diversas vías de estudio: Por una parte la relacionada con la microbiota intestinal; Los desordenes sensoriales; y aspectos conductuales (tanto los relacionados por estrés, ansiedad o desordenes emocionales, como por los aspectos relacionados con hiperselectividad).

Sin embargo, estudios relacionados con la población general también advierten de problemas relacionados con la microbiota intestinal, o de como los malos hábitos alimentarios inciden en los desordenes gástricos. Aunque estos aspectos en los niños con autismo son siempre más evidentes y también más difícil de identificar.

Sabemos que existe una relación entre problemas de alimentación, problemas digestivos, problemas de sueño y finalmente irritabilidad. Que en suma, son problemas que se alimentan unos a otros.

No se puede afirmar que exista una sola causa, ya que podremos encontrar también a niños que tengan problemas físicos (deglución y/o masticado) o conductas restrictivas alimenticias o desordenes alimenticios relacionados con desordenes sensoriales o la combinación de varios. En cualquier caso es básico que la alimentación del niño sea lo más variada y adecuada a su edad.

Es muy habitual que muchos niños -que presentan problemas de alimentación- mejoren de forma considerable en el momento en que se trabajan los problemas de alimentación. Mejoran sus problemas físicos (dolores, malestar, estreñimiento, diarrea,…), disminuye la irritabilidad, aumentan la atención, duermen mejor,…, en suma, presentan grandes mejorías. Este es uno de los efectos más habituales que se suele encontrar ante niños que empiezan dietas restrictivas, quizá la más conocida sea la que no usa gluten ni lácteos.

En muchos casos, si el niño tiene un problema con algún alimento (ya sea por alergias, intolerancias o inmadurez del aparato digestivo), al retirárselo la conducta y predisposición del niño va a mejorar. Hay otros casos donde el sencillo hecho de que tenga una alimentación equilibrada y un cambio de actitud por parte de familiares y educadores, al tener una mejor alimentación su estado general de salud mejorará.

Pero si esa misma dieta la aplicásemos a un niño sin autismo, la probabilidad de que tuviera una mejoría general es muy elevada. Somos lo que comemos. Es importante poder diferenciar los problemas digestivos y de alimentación del autismo, aunque estén ligados, si resolvemos los problemas de alimentación obviamente la calidad de vida del niño va a mejorar, pero lo más probable es que los aspectos nucleares del autismo, de una forma u otra, sigan ahí.

Como hemos visto, muchos de los problemas relacionados con el aparato digestivo en la población general, están infradiagnosticados, pero en el autismo todo tiene un efecto magnificador. Un niño que presente pequeños problemas de conducta o de poca atención, no será motivo de preocupación por parte de los padres en muchos casos, o incluso pasarán totalmente desapercibidos. Pero en el caso de un niño con autismo esto siempre se va a tomar mucho más en cuenta, ya que la atención y observación es mucho mayor.

A una familia que tenga un niño con algún problema leve de conducta no se le ocurre hacerle una batería de pruebas y análisis (salvo que existan problemas visibles de salud claro está), pero en el caso de un niño con autismo, la necesidad de encontrar soluciones a algo, motiva una mayor preocupación y por tanto una mayor cantidad de pruebas médicas.

Y si a eso le sumamos la presión a la que la familia se ve sometida, ya sea propia o promovida por terceros, es lógico y normal que se busquen respuestas.

Esto no es óbice para que exista una evidencia clara, y es que los niños con autismo son más propensos a tener problemas en su aparato digestivo, lo que realmente no está tan claro es cual es el verdadero origen o si realmente hay muchos.

Sin embargo, la sensación existente entre las familias era que los problemas del aparato digestivo eran poco menos que algo exclusivo del autismo, cuando al realidad es que, aunque el porcentaje es mayor, ni es tan exageradamente mayor, ni es algo de por vida, ya que se puede resolver. Decir que los problemas gástricos son una comorbilidad del autismo, o en realidad son una comorbilidad del trastorno del procesamiento sensorial, que es a su vez una comorbilidad del autismo. Esto es como el dilema de “qué fue primero, ¿el huevo o la gallina?.

No obstante hay aspectos básicos, cuidar la alimentación del niño, en caso de niños con desorden de la alimentación, trabajar en la línea de resolver esa problemática a la mayor brevedad. Los reportes de las familias coinciden, una vez el niño mejora su alimentación, mejora a nivel general, ya esté haciendo una dieta restrictiva o no.

Al final, las dietas se convierten en algo anecdótico, lo importante es la calidad de la alimentación, si es adecuada, equilibrada y sana, pues es una buena dieta en tanto en cuanto provee de una buena alimentación. Hemos visto como los problemas relacionados con el gluten, van más allá del autismo, y que en países como Chile, los problemas relacionados con gluten y lácteos, en realidad afectan a una gran parte de la población, la diferencia es que en el niño con autismo que tenga intolerancias a un alimento determinado y que coincida con uno de los pocos alimentos que consume, la probabilidad de que al retirarle ese alimento el niño mejore es bien elevada.

Muchas familias solo hacen las pruebas a sus hijos, ya que en ocasiones el costo de las mismas es elevado, pero siempre es una buena idea que cuando se hagan pruebas de alergia o intolerancias, estas se extiendan al resto de la familia, ya que como vimos en el caso de América del Sur, existe un fuerte componente hereditario.

Es muy importante que controlemos si el niño o niña tiene estreñimiento o diarrea, si tiene gases más allá de lo normal, mal aliento o cualquier síntoma que induzca a pensar que existe algún problema físico. Es muy importante que el niño o niña tengan una dieta sana y equilibrada, y en el caso de niños con desorden de alimentación, seguir a la mayor brevedad posible un programa para resolver este problema.

En caso del uso de determinados fármacos (por ejemplo antibióticos), si fuese necesario su médico podrá aconsejarle probioticos o cualquier otro producto destinado a recuperar la flora intestinal.

Una buena salud general dará una buena calidad de vida, nos ayudará en el trabajo diario, tendremos un niño más saludable y por tanto con una mejor predisposición.

fuente: autismodiario.org

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | 1 comentario

La historia del niño que nació con autismo y dificultades para hablar:

hoy tiene 7 años y sabe 9 idiomas

Su madre nunca pensó que una tablet le iba a cambiar la vida a su hijo. Su historia superación ha conmovido a miles de personas

En Brasil, la historia de superación de Rafael, un niño con trastorno de espectro autista, ha cautivado a la comunidad internacional.

Durante sus dos primeros años de vida, el menor no daba signos de que podía hablar ni comunicarse de alguna forma. Sus padres pensaban que había nacido sordo. Sin embargo, hoy tiene 7 años y ya conoce más de 9 idiomas.

Juli Lanser Mayer, madre de Rafael, llevó a su bebé de entonces 2 años al neuropediatra. Este le diagnosticó un autismo severo. Intentó buscar otras opiniones médicas y tres de ellas le dijeron lo mismo.

Mientras los días de su crecimiento pasaban, sus padres se preguntaban qué podría hacer para que su hijo se desarrolle y socialice en el ‘mundo exterior’ si no tenían la certeza de que en algún momento iba a hablar.

“Mis otros hijos se desarrollaron rápidamente, pero Rafael tardó hasta en aprender a sentarse cuando era pequeño. Hasta los 2 años, no interactuó, no miraba a los ojos y parecía estar sordo. Le hicimos exámenes que arrojaron que no tenía problemas de audición”, dice Juli Lancer Mayer a la cadena BBC NewsBrasil.

Lo llevaron a varios terapeutas para que puedan ayudarlo a poder comunicarse pese a las dificultades del autismo, pero los métodos no solucionaban nada.

La madre cuenta que le recomendaron que le dé una tablet al niño como una forma de ‘terapia’. Ella y su esposo no estaban de acuerdo, pero como las opciones eran pocas, prefirieron hacerlo.

El aparato cambió la vida del niño. Se concentró tanto en los contenidos que veía que no sin imaginárselo aprendió el idioma en el que estaban originalmente los videos con los que interactuaba: el inglés.

“Me quedé preocupada porque, de repente, comenzó a hablar como si hablara el idioma con fluidez, sin haber recibido clases ni salido del país”, dijo la madre.

Para BBC News Brasil la madre de Rafael, Juli Lancer Mayer, contó que su hijo no hablaba otro idioma que no sea inglés, pese a que su lengua original es el portugués.

Decidieron, con la ayuda de una neuropsicóloga potenciar las habilidades del menor con autismo para que este pueda tener una mejor comunicación con sus padres.

Tatiana Schmidt, la profesional que trabajó con Rafael cuenta que fue el portugués el 4 idioma que el niño aprendió. Sin embargo, este se siente más cómodo con el inglés. Eso motivó a sus padres empezar a aprender dicha lengua para llegar más a su hijo.

“Esto puede ayudarlo mucho en el futuro. Debido a que el autismo es un trastorno sin cura, nuestra prioridad es que se desarrolle a través de sus capacidades”, dice el abogado.

Actualmente, Rafael aprende árabe. “Pero ahora le dejo jugar con los aparatos electrónicos solo dos horas al día, para que no esté totalmente enfocado en eso”, explica el papá.

La hiperconcentración

Una de las características del autismo es la hiperconcetración, capacidad que tienen las personas diagnosticadas con trastorno de espectro autista (TEA) y pueden mantener la concentración en un tema específico como idiomas, astronomía o música, sin distraerse con ninguna información.

fuente: larepublica.pe

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

LAS 5 MEJORES PELÍCULAS SOBRE AUTISMO Y ASPERGER.

El cine le ha dedicando un importante lugar al tema del autismo y el asperger. Lo han llevado a las pantallas desde todos los matices, algunas veces acertados y otras reforzando esteretipos como la genialidad o la extrema ingenuidad.

Hace un par días pregunte en nuestra página de Facebook ¿Cuál es la mejor película sobre autismo y asperger que has visto? Y dieron muy buenas sugerencias de títulos que incluso yo desconocía, pero aquí la indiscutible ganadora es mi nombre es khan, aunque para mi no es una de mis favoritas, si es la favorita del publico.

MI NOMBRE ES KHAN: esta película tiene algo muy especial y es que anqué exagera un poco la ingenuidad y las características físicas, también resalta que una persona con asperger puede tener creencias y valores muy fuertes.

BENX Es la historia de Ben un chico con Asperger quien huyendo del cruel y sistemático bullying originado por su particular forma de ser se sumerge en el mundo de un juego virtual llamado ArchLord basada en un libro escrito por el mismo director… explora las dificultades de la condición, el aislamiento y el suicidio pero esta vez como una estrategia para “vengarse” de sus acosadores.

EL CONTADOR El protagonista es un hombre Asperger experto en matemáticas con un doble trabajo siendo en el día un contador y en las noches un asesino a sueldo metódico y perfeccionista que expone su vida al descubrir un delito financiero de grandes proporciones.

MARATHON Es una película Coreana basada en hechos reales que muestra el esfuerzo de una madre por hacer que su hijo Choo con autismo se convierta en un atleta competitivo.

LIFE es una película que mezcla la animación y el documental basada al igual que la anterior en la historia real de un padre que descubre el camino para comunicarse con su hijo Owen diagnosticado con autismo a los tres años quien encuentra sentido al mundo a través de Las animaciones de Disney.

ADAM: Una de mis películas favoritas ya que la vi en una época en que quería tener novia y ADAM me enseño que es bien difícil tener novia, la historia de ADAM habla de relaciones afectivas en este caso entre un hombre con asperger (ADAM) y una mujer Neurotípica (BETH).

fuente: YouTube A lo Aspergiano

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | 1 comentario

AUTISMO Y ASPERGER: LAS 5 DIFERENCIAS

LAS CINCO DIFERENCIAS ENTRE AUTISMO Y ASPERGER Diferenciar el autismo del asperger es algo que se ha buscado desde hace muchos años y aunque en mi concepto el asperger y el autismo hacen parte de un mismo espectro, sí existen unas características que los diferencian.

En este vídeo hablaré de CINCO diferencias básicas no me basaré en cuadros comparativos, pero sí en los tópicos de evolución de los T.E.A.

Una de las primeras diferencias es en el DIAGNÓSTICO: En el autismo dadas sus señales tempranas como el lenguaje o la evitación de la mirada pueden llevar a un diagnóstico temprano alrededor de los 18 meses a los tres años. Por el contrario, en el Asperger puede ser diagnosticado mucho más tarde en la juventud o incluso en la edad adulta pues sus características no suelen ser tan evidentes y pueden enmascararse con condiciones como la depresión o un trastorno de ansiedad.

La segunda diferencia ocurre en la COMUNICACIÓN: El autismo presenta un retraso en la comunicación o incluso ausencia de lenguaje, presentan ecolalias y pueden hacer uso indebido de frases o palabras o incluso inventar palabras. En el asperger, aunque no hay un retraso evidente de la comunicación incluso pueden hablar antes de lo esperado, Sí existe una conversación centrada en intereses con un discurso bastante técnico y complejo. Tanto en el autismo como en el asperger la comprensión suele ser literal.

Una tercera diferencia se presenta en la parte SOCIAL: En el autismo existe una tendencia al aislamiento, pero aclaro no porque deseen estar solos sino para evitar situaciones que salen de su comprensión o que sensorial-mente no pueden tolerar. En el asperger sucede algo similar no obstante la capacidad de adaptación e imitación de un asperger es mucho mayor lo que puede facilitar su interacción social. La persona con autismo necesitará mediadores que le ayuden en ese proceso sin embargo en ambos casos necesitan y desear tener amigos y encajar en un grupo.

La cuarta diferencia la encontraremos en el área de INTERESES RESTRINGIDOS: Una persona con autismo presenta intereses restringidos más como un control del entorno y como una forma de sobrellevar la ansiedad tales como alinear objetos o repetir un ritual. Para las personas con asperger sus obsesiones son más del tipo intelectual y memorístico como datos históricos, fechas o información sobre un tema determinado.

LA PARTE COGNITIVA Y DE APRENDIZAJE sería la quinta diferencia. Aquí radica una de las principales diferencias debido a que si bien en el autismo se presentan profundas dificultades de aprendizaje derivadas de las características del autismo. Por el contrario, en el asperger no se suele presentar dificultades de aprendizaje debido a su capacidad de memoria y a su perfil para llevar a cabo las actividades que se le asignan.

Sí existe algún problema en la escuela o en la universidad será más por el entorno social que por su capacidad de aprendizaje. Por eso ver la capacidad cognitiva en términos de sí el coeficiente del autismo es inferior y el del asperger superior es un mito más dentro de los cuadros comparativos.

Finalmente, lo importante no es comparar o decir sí uno es inferior al otro, sino ver personas con capacidades y formas de ver el mundo de manera distinta. El asperger se convierte en un traductor del autismo y este a su vez una condición que nos obliga a cambiar lo establecido.

FUENTE: YOUTUBE. EL ASPERGIANO

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | 1 comentario

8 cosas sobre el autismo que nadie te dice

iempre que se habla del autismo se mencionan las características y demás, pero olvidan aspectos importantes que ayudan a derribar muchos prejuicios… como estos:

1. LAS PERSONAS CON AUTISMO SABEN LO QUE SUCEDE A SU ALREDEDOR.

2. LAS PERSONAS CON AUTISMO QUIEREN SER SOCIABLES.

3. NECESITAN FORTALECER SU AUTOESTIMA.

4. EL AUTISMO NO ES CULPA DE LOS PADRES.

5. LA ETIQUETA AUTISMO NO DEFINE A UNA PERSONA.

6. LAS PERSONAS CON AUTISMO TIENEN DISTINTOS GRADOS DE INTELIGENCIA.

7. LAS PERSONAS CON AUTISMO PUEDEN SER EXITOSAS EN LA ESCUELA Y EN SUS CARRERAS.

8. LAS PERSONAS CON AUTISMO SON BASTANTE AFECTUOSAS.

Así que la próxima vez que te encuentres con ideas erradas debes recordar que más allá del autismo hay una persona que tiene tanto para aprender como para aportar al mundo.

GENES DE LA ALTA INTELIGENCIA RELACIONADOS CON EL AUTISMO

fuente: YouTube: el aspergiano

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Dieta y Alimentación en el Autismo y Asperger (Consejos y Estrategias).

Principales consejos y estrategias para la alimentación en el autismo.

CONDUCTA

• JAMÁS USES LA ESTRATEGIA DE HACERLO “TENER HAMBRE” además de @, no funciona porque se trata de autismo y no de mal comportamiento o niño mimado.

• LA CONDUCTA DE PICA DEBE SER VIGILADA y muy controlada. • PERMÍTELE DECIDIR. Evita imponerle alimentos.

• MANTÉN LAS RUTINAS Y HORARIOS de comida en lo posible constantes. SENSORIAL

• REDUCE LAS OPCIONES DE ALIMENTOS en el plato a dos o tres e incluir uno nuevo en pequeñas porciones o incluso en un plato aparte.

• NUNCA LOS ENGAÑES disfrazándole un alimento nuevo con la comida que más le guste.

• ENSÉÑALE A RECONOCER CUÁNDO ESTÁ SACIADO y debe parar de comer o beber líquidos.

• EVITE LOS ENTORNOS RUIDOSOS o sobrecargados de estímulos, comer con una sobrecarga sensorial para un niño con autismo es imposible.

MÉDICO

• DESCARTA CUALQUIER PROBLEMA MÉDICO alérgico u odontológico un dolor dental por ejemplo puede ser el causante de su dificultad para comer.

• TAMPOCO LES DES ESOS SUPLEMENTOS que estimulan el apetito sin recomendación médica. El apetito no suele ser el problema.

• CERO DIETAS RARAS. Sí no tiene enfermedad celiaca diagnosticada por un gastroenterólogo no intenten ni de lejos esas dietas gluten caseína free sí no ha sido expresamente recomendada por un gastroenterólogo.

MANEJA CON CUIDADO LOS SNACKS y paquetes, a muchos chicos les encantan lo malo es que les quitan el apetito y aportan caloría vacías y riesgos a su salud.

• EQUILIBRA SU DIETA CON FIBRA y ayúdale a crear hábitos para ir al baño a horas regulares.

SOCIAL

• LA FAMILIA DEBE DAR EJEMPLO, nuestros chicos con TEA aprenden por imitación y sí ven que todos disfrutan de una sopa o la lechuga quizá se anime a probar también.

• EN EL COLEGIO HABLE CON LOS MAESTROS para que paralelamente trabajen en equipo sobre su alimentación.

• SE PUEDEN UTILIZAR HISTORIAS SOCIALES que hablen de probar nuevos alimentos, comer en la mesa tranquilos y disfrutar de una cena sin ansiedad.

• ENTRÉNALO EN EL USO DE LOS CUBIERTOS. Algunos niños tienen dificultades motrices y usar simultáneamente tenedor y cuchillo puede ser muy difícil.

• POR ÚLTIMO, SEAN PACIENTES, CONSTANTES Y CREATIVOS. Ponte en el lugar de tu hijo, entiéndelo, repito, se trata de autismo.

No te muestres angustiado por sus conductas, sí muestras tranquilidad y no entras en batallas ganarás su confianza.

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | 2 comentarios

Inhabilitada una pediatra por propagar que las vacunas causan el autismo

El Colegio de Médicos de Madrid suspende a Isabel Bellostas durante 364 días por difundir «tesis no avaladas y contrarias a la evidencia científica»

El Colegio de Médicos de Madrid ha inhabilitado a la facultativa Isabel Bellostas Escudero durante 364 días por una falta grave por “divulgar tesis no avaladas y contrarias a la evidencia sobre el origen y las causas del trastorno del espectro autista (TEA)” y por “difundir tratamientos e intervenciones carentes de total evidencia y con importantes riesgos para la salud de las personas”, según han revelado a EL PAÍS fuentes sanitarias.

El Colegio ha confirmado que ha impuesto una sanción por este plazo de tiempo, aunque no reveló el nombre del afectado.

MÁS INFORMACIÓN

La entidad denunciante, Confederación Autismo España, ha hecho público el caso, aunque también prefirió no mencionar la identidad de la médica, que trabaja en una consulta privada.

“Nuestro objetivo primordial es proteger a las familias de mensajes y prácticas contrarias a la evidencia científica”, ha explicado un portavoz de la asociación, que agrupa a 77 asociaciones provinciales y regionales relacionadas con este trastorno.

Pero Bellostas no es una desconocida entre los antivacunas. Se presenta en público como pediatra y como tal figura en la oferta de profesionales de algunos centros privados de la Comunidad de Madrid, aunque este diario no ha logrado confirmar que cuente con la especialidad.

EL PAÍS ha intentado sin éxito recabar su versión con repetidas llamadas a los teléfonos publicitados para concertar una cita.

fuente: El Pais

Publicado en AUTISMO, NOTICIAS | Deja un comentario

Autismo y trastornos del sueño


Muchos niños con autismo sufren falta de sueño o tienen un sueño irregular. Esto hace que sus padres estén normalmente agotados, física y emocionalmente. Los problemas de sueño afectan a un 70% de los niños con TEA mientras que la cifra es del 20% en el caso de los niños neurotípicos.

Los niños con autismo sindrómico genético presentan alteraciones especialmente graves. Por ejemplo algunos niños con mutaciones CHD8 pueden estar más de 24 horas sin dormir, días enteros. Estos niños tienen una enorme variedad de características, incluyendo diferente grados de discapacidad intelectual, problemas de lenguaje o ataques epilépticos. Pero todos tienen una cosa en común: problemas de sueño.

Un problema es que los padres con trastornos graves y complejos a veces no comentan las alteraciones del sueño de sus hijos porque los ven como el menor de sus problemas pero el efecto de la carencia de sueño es peor de lo que pensamos. La incapacidad para quedarse dormido o para seguir durmiendo, lo que llamamos insomnio, puede tener consecuencias en el largo plazo: problemas de comportamiento, dificultades de adaptación y fallos en la función cognitiva. Dormir un número suficiente de horas es necesario para consolidar las memorias, para tener un correcto proceso de aprendizaje y para el crecimiento y desarrollo cognitivos. El insomnio puede agravar los problemas de comunicación, interacción social, las alteraciones de conducta y la ansiedad. Los trastornos del sueño también pueden empeorar los ataques epilépticos.

Algunos niños empiezan a llamar o a levantarse tan pronto como los llevas a la cama. En muchos casos lo que quieren es tenerte a su alrededor. Una posibilidad es que algunos niños empiezan a desarrollar a los nueve meses una ansiedad por separación y quieren seguir a tu lado. En otros casos es que les estás acostando demasiado pronto y no tiene sueño, también puede que haya habido cambios recientes en su vida o en la vuestra y los problemas de sueño sean una señal de que tiene estrés o ansiedad. Si piensas que no tiene sueño, retrasa la hora de ir a la cama durante media hora y si ya se duerme y el hábito se va estableciendo, vete adelantando cinco minutos cada día hasta que coincida con la que te interesa.

¿Qué hacer si te llama?

Lo primero es comprobar que no necesita nada o que no hay ningún problema, pero si no pasa nada hay varias cosas que abordar. A continuación el punto clave es establecer una rutina de irse a la cama.

  • Si tiene cierta ansiedad puede ser conveniente pasar algo más de tiempo con él antes de ir a dormir.
  • Repite en ese tiempo alguna actividad que sea relajante (baño, leerle un cuento, lo que funcione).
  • Evita en el rato antes de irse a dormir el juego intenso, con chillidos, movimientos bruscos, cualquier cosa que le excite mucho.
  • Evita también el hacer cosas con pantallas (tele, Tablet, ordenador, etc.)
  • Comprueba que ha hecho todo lo que puede querer hacer después (lavarse los dientes, beber agua, ir al baño…)
  • Si le hace sentirse mejor, enciende la luz nocturna.
  • Dale instrucciones claras, que es la hora de descansar tranquilo en la cama, la hora de dormir. Dile que no quieres que te llame y despídete con cariño.
  • Si te llama, no respondas. No es fácil hacerse el duro, pero tienes que mantenerte firme, no responder y no ir. Nada de más agua, ni otro cuento, ni otro besito, ni que el edredón está descolocado. No.

Con niños algo mayores puede funcionar «un vale». Es decir, tiene una tarjeta con la que puede pedir una cosa, agua o un beso, pero nada más. El vale te lo tiene que entregar y no responderás a ninguna petición más.

Si pide algo que no es aceptable, chocolate después de lavarse los dientes o quedarse levantado un rato más, ofrece una de las opciones aceptables o nada.

No respondas si se queja más o chilla más alto porque entonces aprenderá que la solución para que vayas es mantener la protesta e ir subiendo el volumen. No pierdas los nervios. No pasa nada, sucede en todos los niños, en mayor o menor medida. Los padres siempre ganan.

Si se levanta, hay dos posibles estrategias, piensa o prueba la que mejor va a tu hijo y mantente firme con ella.

La primera es volverle a llevar a la cama. Le dices «Carlos, no te levantes más. Por favor, quédate en la cama» y le llevas de inmediato y con normalidad a la cama. No hables con él, no hagas contacto visual, no te pongas a sermonearle o a echarle la bronca. Hazlo las veces que haga falta hasta que se quede en la cama. Puede hacer falta repetirlo muchas veces hasta que no tenga ningún refuerzo positivo a levantarse. Si te pones de muy mal humor, explora la otra estrategia.

La segunda estrategia es no dejarse salir del dormitorio, fuera de la puerta es territorio prohibido. Le dices «No vuelvas a levantarte, Carlos. Por favor, quédate en tu cama» y le vuelves a llevar a la cama sin discusiones ni explicaciones. Si vuelve a levantarse le dices «Carlos, no te has quedado en la cama, así que ahora voy a cerrar la puerta de tu habitación. La abriré otra vez cuando estés descansando en tu cama». Ignora cualquier llamada o petición.

Puedes cerrar su puerta si es posible o puedes sujetarla por fuera hasta que se quede en la cama. De nuevo, ignora llantos, llamadas o peticiones.

Algunos niños se ponen tan estresados que pueden vomitar, lo que le hace sentirse muy mal. Vete, cálmale y cámbiale de la forma más rápida y sencilla. Tan pronto como esté limpio, métele de nuevo en la cama, dale las buenas noches y sal de su habitación. Si lo hace muy a menudo, ten preparado un pijama y unas sábanas para hacerlo con rapidez y manten la rutina hasta que deje de levantarse.

Lógicamente todas estas estrategias se basan en la paciencia y en establecer hábitos. Si cambias, si cedes, estás perdido, si lo que tiene que hacer es chillar más fuerte para que vayas, eso es lo que le estarás enseñando.

Lo último es, aunque te haya dado una noche toledana, empieza el nuevo día con buen humor, si no se ha levantado, felicítale por la buena noche que ha pasado y si lo estimas conveniente, pon una pequeña recompensa en el desayuno (que no se convierta en una nueva complicación). Si es algo mayor, puedes poner un calendario o una tabla de recompensas en el frigo y los días que no se ha levantado, puede poner un sello en el cuadrado correspondiente. Felicítale por haber dormido bien pero ni siquiera menciones que no te ha llamado ni no se ha levantado. Esas posibilidades ya han dejado de existir.

Eso vale para todos los niños pero en algunos casos, sin TEA y con TEA, las cosas pueden ser más complicadas. Afortunadamente los problemas del sueño son uno de los aspectos colaterales del autismo sobre el que tenemos herramientas y las terapias específicas y la medicación puede ayudar a los niños con TEA a dormir mejor, pero es importante que esos tratamientos estén ajustados a la causa de las alteraciones en el sueño de cada niño.

Un ejemplo es el síndrome dup15dq, un trastorno causado por una copia de más de un fragmento de ADN del cromosoma 15 y que genera discapacidad intelectual, ataques epilépticos y autismo. Un niño con este síndrome que se despierta varias veces a lo largo de la noche por sufrir ataques necesitará un tratamiento diferente de otro que tenga, por ejemplo, síndrome de la X frágil y que no consigue quedarse dormido porque sufre de ansiedad. Entender cómo varían los patrones de sueño-vigilia en cada uno de estos síndromes genéticos y cómo las alteraciones del sueño afectan al desarrollo, pueden mejorar nuestra habilidad para tratar las necesidades específicas de cada niño. Es clave hacer un análisis específico y que la familia haga un seguimiento de qué tal responde el niño a los tratamientos que le hayan puesto.

El primer paso es ver qué factores de la vida cotidiana, fácilmente modificables, afectan a que el niño se despierte durante la noche o le cueste dormirse. Entre las cosas a explorar está las rutinas, la exposición a la luz o a las pantallas antes de ir a la cama, las digestiones pesadas o el hambre y las sensibilidades sensoriales. Ver aquí una información más detallada. Otro factor a explorar es la medicación: algunos fármacos como los antiepilépticos, los estimulantes y los estabilizadores del ánimo pueden afectar también al sueño.

Entre las cosas a hacer es probar cambios en las rutinas para ver si el niño duerme mejor o modificar, tras hablarlo con el médico, las pautas de medicación. Entre las cosas a no hacer es dejarle que venga a tu cama, porque lo mas probable es que todos terminéis durmiendo peor y es un retroceso en el proceso normal de conseguir cada vez una mayor autonomía.

Entre los tratamientos farmacológicos está la melatonina. Es una hormona producida normalmente por el cerebro que regula el ciclo sueño-vigilia. Su uso va a depender de cómo sea la alteración del sueño: puede ayudar a quedar dormido pero no evita que el niño se despierte por la noche. Si la melatonina no funciona, otra recomendación de muchos médicos son los agonistas alfa, una medicación muy común para el tratamiento de la hipertensión. Hay que empezar con dosis bajas y ver si el niño está soñoliento o más irritable durante el día.

Siempre es conveniente que los padres lleven un cuaderno con el régimen de sueño de su hijo, a qué hora se va a la cama, a qué hora aproximadamente se queda dormido y si se despierta por la noche, a qué hora, cuántas veces y por cuánto tiempo. Si presenta apneas, ataques epilépticos durante la noche o se duda sobre si el sueño está realmente alterado suele hacerse un estudio específico en una unidad especializada. También hay cuestionarios especializados que ayudan a valorar el impacto de un sueño irregular en el comportamiento durante el día pero como pasa en muchos ámbitos son cuestionarios generalistas y una de las tareas por delante es tener cuestionarios revisados, que estén adaptados a niños con TEA y que, además, pueden tener discapacidad intelectual, problemas de lenguaje o retraso en el desarrollo. Estos cuestionarios, realizados de forma sistemática durante las visitas al especialista pueden darnos datos valiosos sobre sus patrones de sueño y ayudar considerablemente a la hora de buscar una solución.

Otra herramienta valiosa es que en cada vez más países las asociaciones y federaciones de familias, en colaboración con los sistemas sanitarios, están recogiendo información detallada de perfiles genéticos y también, cada vez más de aspectos del día a día, como los patrones de sueño. Eso nos pueda permitir hacer estudios epidemiológicos con facilidad, clarificar las bases neurobiológicas de los trastornos del sueño, mejorar los ensayos clínicos e identificar a qué edad o fase del desarrollo es mejor abordar los problemas de sueño. Es probable que no tardando mucho podamos desarrollar tratamientos individualizados donde se tengan en cuenta los perfiles genéticos y comportamentales de cada niño.

Un patrón de sueño más saludable generaría muy probablemente un círculo virtuoso sobre otras áreas del funcionamiento cotidiano. Si el niño está descansado, está de mejor humor, atiende más, es más productivo, más proactivo y más social, aprende más. Y todos los que estamos a su alrededor también dormimos mejor.

fuente: José R. Alonso. https://jralonso.es/2018/02/19/autismo-y-trastornos-del-sueno/

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | 6 comentarios

Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte III

En las dos partes iniciales hemos visto qué son las conductas desafiantes y los derechos de las personas con Trastornos del Espectro del Autismo.

Tal y como indicamos en la primera parte vamos a dividir por grupos el modelo de intervención de estas conductas, ya que en función de factores como la calidad en la comunicación, o incluso la edad, habrá factores y orígenes que diferirán de forma sustancial y de igual forma la intervención que realizaremos.

En esta parte hablaremos de forma específica de las conductas desafiantes en el Síndrome de Asperger.

Conductas desafiantes en el Síndrome de Asperger

Las personas con Síndrome de Asperger suelen tener un buen nivel de comunicación verbal, pero el que exista ese buen nivel comunicativo no siempre implica un buen nivel de comprensión, sobre todo en lo referente a la comprensión de cuestiones sociales.

Este hecho conlleva que no se entiendan de forma correcta muchas expresiones, o incluso podemos tener casos de literalidad que a su vez genere este tipo de mala comunicación.

Hay casos donde, aunque exista lenguaje verbal, quizá la parte funcional del mismo, o aspectos semánticos o pragmáticos puedan estar alterados, si este aspecto no ha sido adecuadamente trabajado, podremos aumentar más la confusión al respecto, no solo de los aspectos sociales del lenguaje en sí, sino de otros aspectos más genéricos.

Otro punto destacable es la inflexibilidad, en muchos casos producida por una incomprensión contextual, esta inflexibilidad o rigidez absoluta en determinadas situaciones si no son gestionadas de la forma adecuada, podrán desembocar en un momento muy comprometido.

El aspecto de la literalidad del lenguaje puede crear situaciones indeseadas para la persona con Asperger. Por ejemplo, Carlos está en su clase, llega el maestro y dice “Siéntense”, y todos los alumnos se sientan menos Carlos, que sigue pululando por la clase. Automáticamente el maestro se enfadará ante la “desobediencia” de Carlos.

Lo que el maestro no sabe es que no ha dado la orden de la forma correcta. Debería haber dicho “Carlos, siéntate, y el resto, hagan los mismo, siéntense también”.

La orden “Siéntense” puede no ser comprendida de la forma adecuada por Carlos. Bien, esto no es una conducta desafiante, esto es un problema de comunicación, pero posiblemente para el maestro sea un acto de rebeldía, y a su vez, esta conducta generará cierto alboroto en clase que posiblemente consiga que Carlos se ponga bastante nervioso. Una vez le preguntaron a un joven, que disfrutaba mucho con la lectura, cual era su libro favorito, su respuesta fue “no lo sé, aun no me los he leído todos”, que respuesta tan pedante ¿no creen?, sin embargo la pregunta era incorrecta, deberían haber preguntado que “de los libros que has leído, ¿cual te ha gustado más?”.

En muchas ocasiones las personas con Asperger no pueden ir más allá del puro sentido literal de una expresión, y esto genera una mala respuesta por parte del otro, ya sea el rechazo, o cualquier otra acción motivada a su vez por la incomprensión de la respuesta recibida. Y nuevamente, esto no son conductas desafiantes, aunque algunas personas así las consideren, pero sí pueden ser detonantes de las mismas.

Nuestro instrumento de pensamiento más útil es el lenguaje. Es el equivalente intelectual de la palanca o la rueda. Pero para la persona con un Trastorno del Espectro del Autismo las cosas son distintas. El lenguaje es una regla, no un instrumento” Mike Stanton, del libro “Learning to Live with High Functioning Autism

Otro de los problemas asociados a las conductas desafiantes está relacionado con el Trastorno del Procesamiento Sensorial (TPS), este trastorno puede afectar de múltiples formas, desde sonidos, olores, texturas, contacto físico, luces,…, y muchas personas con Asperger generan un gran estrés debido a este trastorno. En muchos casos, los sonidos propios de un colegio pueden representar una terrible agresión sensorial, o las luces, o el propio contacto físico.

Este tipo de situaciones, muy cotidianas, generan que el niño o niña, o el/la adolescente, o el/la joven, acumulen una gran tensión emocional. Este aspecto lo abordamos en el artículo “Tensión emocional en el Síndrome de Asperger y Autismo”, pero aquí vamos a ahondar más en este aspecto, ya que esta acumulación de tensión desemboca en las conductas que aquí tratamos.

Acumulando tensión

A medida que pasa el día, la persona con Asperger recibe una serie de “agresiones” a diversos niveles, tanto a nivel sensorial, como social. Este hecho -sin sumar otras problemáticas posibles- predispone a “estallar” en un momento indeterminado, a veces incluso ante una situación absurda.

Sencillamente fue la gota que colmó el vaso. Esta liberación emocional puede generar diversas respuestas, desde un ataque de ira, una agresión contra el entorno (Romper todo cuando se ponga por delante, tirar objetos) o una agresión contra otras personas. Podemos decir que el “modulo social” sencillamente se desconectó y dio paso a una conducta inadecuada consecuencia de un intento fallido por soportar toda una batería de “agresiones” de diversa índole.

Y no hablamos de un detonante único, lo más habitual es que se conjuguen diversos factores.

Es destacable que muchos chicos y chicas con Asperger sean capaces de “soportar” su jornada escolar, pero cuando llegan a casa, sencillamente explotan.

Y explotan en casa -y generalmente con sus madres- porque durante todo el día han estado conteniendo sus emociones, que les han producido todo tipo de confusiones, tensión e incluso pánicos. Y en casa, en su hogar, con quien hagan lo que hagan saben que no les va a juzgar, sencillamente explotan.

A veces, las únicas personas que “sienten” de forma real el trastorno es la persona en sí y sus padres. Algunas personas con Asperger comentan que a veces no pueden ni siquiera soportarse a sí mismas, y esto les produce un estado depresivo y de tristeza.

El nivel de estrés que una persona con Asperger puede llegar a acumular en el día a día es inmenso.

Una madre me preguntó que podía hacer para entender el origen de las conductas de su hijo, mi recomendación fue la siguiente: Ponerse ropa interior realizada con tejido de esparto; usar unos zapatos de una talla menos o con unas piedrecitas en su interior; taparse la boca con cinta americana, pero apretando bien fuerte; ponerse sonotones con el volumen al máximo en ambos oídos; atarse los brazos para eliminar la expresión corporal; usar unas gafas con capacidad de aumento y distorsión periférica y a continuación, irse a las 5 de la mañana al mayor mercado de abastos Pekín y conseguir 5 yuanes para tomar un taxi. Quien sea capaz de aguantar más de 20 minutos sin tener un ataque de ansiedad, pánico, ira, …, que me avise. Porque muchas veces eso es lo que deben de soportar las personas con Asperger.

Acoso Escolar

En el artículo que publicamos bajo el título “Acoso escolar hacia adolescentes con Síndrome de Asperger y Autismo de Alto Funcionamiento” hablábamos de este espinoso y grave tema, y no hay que olvidar que Alrededor del 94% de los estudiantes con Asperger han informado que sufren acoso por lo menos una vez a la semana, y hay mil y una formas de llevar a cabo este acoso. Pero no nos vamos a centrar en las formas de acoso, sino en las consecuencias.

Y estas suelen desembocar en muchas ocasiones en una respuesta agresiva, principalmente en el caso de varones. En el caso de las féminas la respuesta agresiva suele ser o mucho menor o de mas baja intensidad, pero en este caso la aparición de depresión, ansiedad,…, se manifiestan de forma mucho más intensa que en los varones.

Otro de los riesgos añadidos son las tendencias suicidas, en muchos casos, la presión que sufren acaba superando las capacidades de aguante y conduciendo a una muy peligrosa opción.

El acoso, ya sea psicológico o físico, va mellando de forma continuada la -ya de por sí mermada- capacidad de aguante de la persona. A su vez, generará que, en un momento de difícil previsión, la persona necesite sacar toda esa tensión acumulada.

Tal y como comentábamos previamente, en algunos casos esta liberación se producirá en casa, en otros casos en un momento que a priori no tiene por qué estar conectado con el instante cronológico en el que se produce la agresión y en otros casos se producirá justo en ese momento.

Otro de los problemas asociados al acoso es la situación de alerta continuada, de forma que acaban interpretando como una agresión acciones de compañeros que en realidad no lo son, y en muchos casos desembocar en una respuesta furiosa que no viene a cuento. Es decir, en este tipo de situaciones pagan justos por pecadores.

Las respuestas conductuales al acoso pueden ser mal interpretadas por parte del equipo docente si éste no tiene la formación adecuada.

Ya hemos dicho que las conductas desafiantes NO son el problema, son la consecuencia. Saber interpretar las señales nos ayudará a descubrir el origen.

Miedo a equivocarse y obsesiones

Muchas personas con Asperger luchan de forma continuada intentando no “equivocarse”, viven en una especie de pánico al error. Y esta tensión continuada genera estados emocionales que desembocan en crisis de ansiedad, depresión, frustración, parasomnias, etc.

Esta especie de preocupación por posibles situaciones críticas, que curiosamente casi nunca suceden (Marc Fleisher, 2006, Survival Strategies for People on the Autism Spectrum)puede generar a su vez conductas obsesivas, destinadas a tener un control de lo que les rodea, en un intento de que bajo un control absoluto de su entorno las situaciones inesperadas no sucederán.

Es una especie de estado de “autodestrucción” emocional controlada. Otra de las conductas que parecen desarrollarse sobre todo en adolescentes, es una posición de chantaje emocional hacia sus familiares más cercanos, conductas desafiantes o una posición orientada a una soledad absoluta (se puede estar rodeado de gente y estar solo).

Cuando no se consigue que TODO esté bajo control, cuando algo rompe el equilibrio, la persona con Asperger puede sufrir una especie de bloqueo mental, sensorial, emocional o incluso todos a la vez.

Pero al final no siempre se puede tener todo controlado. Podría explicarse como si necesitásemos el concurso de una silla de ruedas para desplazarnos, pero cada vez que nos equivocásemos la silla nos diese tremenda descarga eléctrica que nos dejase extremadamente confusos y aturdidos.

A su vez, determinadas obsesiones enfatizan la rigidez e inflexibilidad, siendo este otro detonante, cunado algo se sale del “camino marcado” provoca una reacción de enfado (en diversos grados) que puede resultar incomprensible.

O incluso presentar una conducta negacionista ante la sugerencia de un cambio, esta inflexibilidad desemboca por tanto en situaciones de desafío claro o negación ante la propuesta (sea este del tipo que sea) que se le hace.

Ante una situación de ansiedad y frustración lo más normal es que la respuesta de la persona no sea una respuesta que se adecúe a lo socialmente aceptable.

Medicación

Otro de los factores que puede generar cambios son los medicamentos. A veces estos cambios son para mejorar, a veces para empeorar, o a veces sencillamente no pasa nada.

En cualquier caso, el uso de medicación presenta un riesgo añadido, que es que aunque la persona presente un efecto placebo, se adquiere la falsa percepción de que a través de sustancias químicas uno puede volverse más “normal”, hecho que puede hacer muy atrayente el consumo de otro tipo de sustancias químicas no legales o producir un abuso en el consumo de fármacos.

Y como es bien sabido, el consumo de drogas de todo tipo (fármacos incluíos) que generan cambios en la conducta pueden tener resultados inesperados, ya sea por un mal uso o abuso o sencillamente por el propio efecto del producto.


Esta especie de dependencia a este tipo de productos genera a su vez conductas inadecuadas. Desde estados de ansiedad, ira, agresividad,…, incluso por la parada de la toma de estos productos. En algunas situaciones tendremos cuadros muy similares a los del síndrome de abstinencia.

Comorbilidades

El déficit de atención con o sin hiperactividad suele ser una comorbilidad bastante común en el Síndrome de Asperger. En el artículo “El TDAH como comorbilidad en el Autismo y Síndrome de Asperger” abordamos este tema de forma específica. La presencia tanto del TDAH complica los aspectos generales, con lo cual todo lo descrito hasta aquí podrá verse amplificado en los casos donde el TDAH se presente de forma comórbida.

En el caso de tan solo existir un déficit de atención (DA) se reduce bastante la problemática, aunque quizá podamos tener chicos algo más ensimismados en determinados momentos, la mayor problemática vendrá generada por el efecto aumentativo de la problemática relativa a la comprensión de determinadas situaciones sociales, de un menor rendimiento escolar, …, pero a priori no tiene porqué ser un factor determinante en las conductas desafiantes, aunque si un adyuvante.

Pubertad y adolescencia

Estas fases de la vida son un momento complejo para todos, los cambios físicos son evidentes, tanto en chicos como en chicas. Aunque en las féminas además de iniciarse un poco antes, suele presentar pequeñas diferencias frente a los varones.

Todo el cambio que presentan genera cambios en la conducta, y a veces estos cambios pueden hacer aparecer de forma súbita conductas desafiantes que antes no existieron. Además suele coincidir con el paso a secundaria, y en algunos casos puede implicar también un cambio de centro educativo, o, un modelo muy diferente al de la educación primaria. Este es un momento bastante complejo, niños y niñas que no habían tenido estos problemas conductuales sufren una especie de metamorfosis súbita. Y aquí se conjugan diversos factores a todos los niveles. El contexto ecológico ha cambiado.

El cambio de centro educativo o el paso a secundaria significa que el profesorado va a ser algo menos cercano, incluso el número aumenta, el nivel y las exigencias también y la posibilidad del acoso se dispara. Si juntamos todo esto tenemos un cocktail muy complicado de tomar.

En esta etapa de la vida, todo cuanto se ha expuesto aquí se va a amplificar, por tanto habrá que estar especialmente atento a las señales.

El lugar que mayor tensión genera en el niño/a o adolescente con Asperger suele ser generalmente el colegio, dado que es un lugar donde se van a poner a prueba todos los déficits propios del Asperger y la calidad de las herramientas y habilidades adquiridas para afrontar estos retos.

La familia

Tal y como indicamos en muchos casos las conductas desafiantes pueden producirse en el hogar como un hecho sobrevenido, donde aunque el problema sea ajeno al entorno familiar es donde se desemboca. Muchas familias hablan del cambio radical en fines de semana o en épocas de vacaciones, donde reina una paz absoluta, precisamente porque se “eliminó” la fuente del problema, y haciendo honor al refrán “muerto el perro se acabó la rabia” puede parecer una solución, pero en realidad no lo es. Ya que una vez se regresa al colegio el problema renace de nuevo.

Otro de los aspectos a tomar en consideración son los hermanos. A veces ellos “sufren” de forma directa las conductas desafiantes de sus hermanos/as con Asperger.

Incluso pueden ayudar o incentivar (de forma consciente o no) a que estas conductas se agraven más aun. Hemos de ser conscientes que la convivencia puede ser muy difícil, y si a eso añadimos pubertad y adolescencia, bien, podemos tener una situación muy compleja entre manos. Donde no hay culpables.

Afrontar estas situaciones no es fácil, trabajar en la línea general de superar y comprender los problemas será básico.

En cualquier caso, ha algo que no se debe de tolerar, y son las conductas agresivas, se deberá trabajar de forma intensa si tenemos conductas agresivas.

Enfrentando las Conductas Desafiantes

Realmente no hay soluciones mágicas o únicas, ya que en cada caso habrá que tomar en cuenta los factores que aquí se han destacado (y posiblemente algunos más que se han obviado) para, desde la singularidad, poder afrontar el problema con un modelo específico y adaptado a la persona y sus circunstancias concretas.

No debemos olvidar que este tipo de conductas son producto de la dificultad de la personas con Síndrome de Asperger para gestionar determinadas situaciones o sensaciones, por ello la adquisición de habilidades y competencias se llevaran a cabo como modelo preventivo y a través de la enseñanza y educación que permita a la persona disponer de estas técnicas adaptativas.

Por eso es tan importante que las acciones sean coordinadas y dirigidas por un profesional cualificado que diseñe el plan específico para la persona, las recomendaciones que aquí se describen son de carácter general e informativo y no constituyen un modelo de intervención.

También debemos ser conscientes que estas conductas no se van a resolver en el momento en que se producen. Sino antes de que estas se produzcan, es decir, hay que prevenirlas. Y para ello deberemos realizar una serie de acciones.

La primera tarea es intentar identificar los orígenes, ya que de esa forma podremos actuar sobre el detonante, que es dónde hay que focalizarse en una primera instancia. A posteriori deberemos de diseñar las “herramientas” e intervención necesarias para superar el o los problemas. Habrá casos donde -cómo en el acoso- el objetivo sera doble, eliminar la fuente del problema y a su vez, dotar a la persona de instrumentos para poder hacer frente a este tipo de situaciones.

En otros casos, si la mayoría de los problemas tienen un origen puramente sensorial, trabajaremos pues en esa línea, es decir, con sesiones de integración sensorial. O quizá tengamos una gran combinación de “un poco de todo”, con lo cual deberemos llevar a cabo una intervención multidisciplinar.

Es fundamental que el o los profesionales que diseñen el plan tengan experiencia y conocimientos acreditados ya que estamos ante situaciones que quizá cueste de cierto tiempo resolverlas y a veces los otros actores involucrados quizá no sean muy colaboradores.

Sin duda alguna el mejor modo de prevenir e intervenir en las conductas desafiantes es a través de la educación, pero no solo de la persona, ésta educación ha de ser extensiva a todo su entorno social.

Como se apuntó previamente, una parte importante de esta problemática tiene su origen en el centro escolar, por tanto esto implica:

  • Tener una buena comunicación con el centro y que este tenga una buena predisposición.
  • Formar e informar al personal docente para que hagan “pequeños” cambios, tal y como indicábamos en el ejemplo de Carlos.
  • Concienciar al resto de compañeros sobre la diversidad, dar formación sobre acoso escolar para conseguir que en vez de posibles “agresores” obtengamos posibles “protectores”.
  • Concienciar e informar al resto de padres.
  • Diseñar planes de apoyo durante la vida escolar, el hecho de que un año todo sea perfecto no significa que al año siguiente sea un desastre. En este aspecto no debemos bajar la guardia.
  • Tener en cuenta los cambios de primaria a secundaria y por tanto extender el modelo.
  • Contar con un mecanismo de coordinación entre la familia, el colegio y el equipo de profesionales de forma que todo el mundo trabaje en la misma dirección.

A su vez, deberemos dar a la persona el apoyo educativo necesario para que por una parte, disponga de instrumentos suficientes para poder controlar la mayor cantidad posible de situaciones, o, en caso de no conseguirlo, disponer de herramientas que eviten la frustración o ansiedad que estaba aparejada a esas situaciones.

Hay una serie de aspectos generales que nos ayudarán a enfocar el tema:

  • Tener habilidades para mejorar las conductas inflexibles, estrategias que permitan hacer frente a la frustración.
  • Autoreconocimiento de las conductas inadecuadas. Tener conciencia de que se está actuando de forma incorrecta para poder pararlas antes de que estas vayan a más.
  • Estudiar las zonas de trabajo de la persona. Si por ejemplo existen desordenes sensoriales y su clase está en la parte más ruidosa del centro por ejemplo, un cambio de ubicación puede ser muy adecuado.
  • Uso de instrumentos, por ejemplo, ante una situación que le produzca mucha ansiedad, el poder usar durante un tiempo tasado una pequeña consola, o escuchar música, o alguna otra actividad que le calme o incluso le “aísle” durante el tiempo necesario para evitar esa sobrecarga.
  • Enseñar técnicas para mostrar desagrado, confusión o una mala comprensión de situaciones. A veces un sencillo “No entiendo bien lo que esperan que haga” puede dar grandes resultados.

Uno de los aspectos importante en el Síndrome de Asperger (Y también en Autismo de Alto Funcionamiento) es su capacidad de comunicación. Debemos por tanto saber escuchar a nuestros hijos.

Establecer una comunicación de calidad a nivel emocional va a ser determinante, además, si sabemos hacer las preguntas adecuadas, obtendremos las respuestas adecuadas.

Hay un aspecto que me gustaría destacar, y es relativo a los problemas derivados del colegio. Pongamos un ejemplo ficticio.

Un adolescente con Síndrome de Asperger está sufriendo muchos problemas en su colegio, estos problemas le han creado graves tensiones, y todo un catálogo de conductas desafiantes. El colegio no está poniendo mucho de su parte, es más, descarga toda la responsabilidad en el muchacho. Insisten en que no hay acoso, que él es el agresivo, o que no se adapta al colegio o cualquier otra excusa.

En fin una situación complicada y generada por desconocimiento y poca predisposición. Sin embargo, los padres en pro de defender los derechos educativos de su hijo se empeñan en que el mismo permanezca en el centro, luchan durante un tiempo determinado para que el muchacho consiga tener un apoyo que antes no tenía.

Todo esto ha consumido prácticamente todo el curso escolar (Siendo optimistas), y mientras tanto, el muchacho ha estado sufriendo todos y cada uno de los días, la familia ha sufrido las consecuencias de las agresiones, gritos, malhumor,…, eso sin contar las llamadas al orden del colegio (ese que no colabora y que forma parte del problema y no de la solución), y realmente lo único que hemos conseguido es que la situación se agrave de forma importante, no permitamos entrar en esa escalada de conductas inadecuadas.

Es cierto que la educación es un derecho y que hay que luchar por la mejora a todos los niveles, pero que no sea nuestro hijo el que pague las consecuencias. Si es necesario dar “un cambio de aires” háganlo, no dejen que su hijo sufra día a día. Si usted vive en España y pensó en la posibilidad de la educación en el hogar consulte el libro Ana María Redondo “Defensa de la Constitución y enseñanza básica obligatoria. Integración educativa intercultural y educación en el hogar“.

En algunos países la educación en el hogar o homeschooling está perfectamente regulada, quizá pueda ser una buena solución temporal que permitirá resolver entre tanto los problemas. Habrá muchas situaciones donde todo esté en nuestra contra. Seamos proactivos y creativos.

fuente: http://autismodiario.org/2012/02/09/conductas-desafiantes-agresiones-y-autoagresiones-en-los-trastornos-del-espectro-del-autismo-parte-iii/

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte II

En la primera parte hacíamos una introducción a las conductas desafiantes, en esta parte veremos las consecuencias de estas conductas referidas a la vulneración de los derechos que se producen en múltiples ocasiones hacia las personas con un Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).

La aparición de estas conductas es muy habitual, el trabajar en la línea adecuada no lo es tanto. Debemos poder reconocer que cuando este tipo de conductas se convierten en crónicas, hemos fracasado. Reconocer este hecho debe ser el primer paso para rectificar.

La derrota o el fracaso son algo temporal si somos capaces de generar nuevos planteamientos que nos permitan dar a la persona los instrumentos necesarios para que demos la calidad de vida adecuada a la persona y por extensión a su familia.

Con el solo hecho de trabajar para preservar los derechos fundamentales de la persona ya estaremos trabajando en la línea correcta. Debido a la importancia que este apartado tiene, esta segunda parte se dedica en exclusiva a

Derechos

Hablar de los derechos fundamentales de las personas con TEA a estas alturas implica algo terrible, y es que sus derechos se vulneran, se restringen o se eliminan.

Los derechos no son algo que te dan, o que ganas, son algo que se tiene, no debemos entrar en más discurso. Entender y conocer esta situación debe ayudarnos a poder defender y proteger mejor estos derechos fundamentales de las personas.

Y hablamos de derechos, ya que estos no parecen tener que respetarse ante las personas con TEA, pero si además esta persona presenta conductas desafiantes nos encontramos que en muchos casos, el propio control y existencia de las mismas implica una pérdida sobrevenida de estos derechos. El primer derecho que se vulnera de forma insistente es el

Derecho a la educación

La primera Relatora Especial de la ONU sobre el derecho a la educación, Katarina Tomasevski, habla de cuatro dimensiones de este derecho. El esquema de 4-A (available, accesible, acceptable and adaptable del derecho a la educación, brinda un marco conceptual para fijar las obligaciones de los gobiernos sobre el derecho a la educación: generar educación disponible, accesible, aceptable, y adaptable figura igualmente en la Observación general número 13 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas). Siempre realista, Tomasevski agrega “una quinta A” (affordable): realizable, porque reconoce que “Ningún gobierno puede ser obligado legalmente a hacer lo imposible [1]” sic wikipedia.org

Pero esto no se cumple por diversos motivos, entre ellos:

  • Costos económicos
  • Desconocimiento
  • Desidia
  • Ausencia de compromiso con la sociedad
  • Mala calidad de la educación

Estas vulneraciones afectan de forma especial a las personas con TEA, ya que requieren de ciertas adaptaciones del modelo educativo, que por los motivos reseñados no siempre se dan. A su vez, la mala calidad de la educación incide directamente en las conductas. Es decir, un mal modelo educativo es también un detonante de estas conductas, y el mantenimiento del mal modelo es a su vez un sistema diseñado para que estas conductas se perpetúen, en un claro y flagrante atentado contra la persona.

Como hemos reseñado, los problemas asociados a los TEA generan diversos problemas que han de ser superados con un modelo educativo y formativo adecuado y adaptado a la persona.

Si este modelo falla, nos encontramos con personas y familias que, a causa de este agravio, descienden de forma destacable en el índice de calidad de vida. Afecta a niveles económicos, sociales y de desarrollo familiar. A su vez, genera la segregación social de la persona con TEA, al no haber medios adecuados ni la voluntad manifiesta de proveerlos, es más fácil sacar a la persona del modelo social y segregarla, de esta forma, en un acto de ocultación, se las envía al Guantánamo de turno, y lo que no se ve no existe. Es sin duda un acto de discriminación por la condición de la persona.

A su vez, también se vulnera el derecho de las familias a decidir la mejor educación para su hijo, y este derecho se vulnera por cuestiones de pura comodidad o economía de las Administraciones Públicas. 

El derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos, también es un derecho humano, (Artículo 26.3 de la Declaración universal de los derechos humanos.), imponer a la familia un modelo educativo puede conllevar que, ante la ausencia de la libre elección, se produzca un sesgo cualitativo de relevancia y por tanto se esté perpetuando una situación de desamparo no solo del receptor del modelo educativo, también de la familia del mismo.

Y del mismo modo, hay un derecho subsidiario, que es el derecho de los padres a recibir formación e información bastante, de calidad y moderna para poder colaborar en la correcta y adecuada educación del niño con TEA, habida cuenta que son lo padres los responsables máximos de las decisiones sobre sus hijos hasta que estos no tengan la edad o la capacidad para decidir por sí mismos.

Y si a esto sumamos que esta mala calidad (o ausencia incluso) educativa genera que la intervención de las personas con TEA, en casos donde estas conductas se dan de forma insistente, ven vulnerado otro derecho, y es el

Derecho a la dignidad

Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 5 dice: “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes” Este punto tiene especial relevancia cuando se trata de personas que por motivo de sus “conductas”, de las cuales no son culpables, son sometidos a malos tratos bajo la falsa premisa de actuar por su propio bien.

En el artículo “Adultos con Autismo: ¿Este es su presente? Cambiemos su futuro” abordamos el tema del uso de la fuerza para contener conductas agresivas y la peligrosidad que este tipo de prácticas conlleva.

La intervención física para el control de conductas desafiantes fue definida por Harris y colaboradores en el libro “Physical Interventions: A Policy Framework” publicado en 1996 como “Cualquier método de responder a una conducta desafiante que implique algún grado de fuerza física dirigida a limitar o restringir el movimiento o la movilidad” y dentro de los principios básicos para el uso de la intervención física leemos:

  • Excepto cuando las personas estén en serio e inmediato peligro, la intervención física será el último recurso.
  • En el caso de tener que utilizar el contacto físico directo, se utilizarán los procedimientos menos restrictivos, con la mínima fuerza necesaria, y durante el menor tiempo posible
  • En la medida de lo posible, los procedimientos utilizados mantendrán la dignidad del individuo y del personal.
  • Los procedimientos tendrán en cuenta las características físicas de la persona, el tipo e intensidad de la conducta, su localización y el contexto social.
  • La intervención física nunca se utilizará por ira o como una forma de castigo

Estos principios básicos no siempre se cumplen. Bien porque el personal no está bien formado, bien por obviar la necesidad de formar al personal o por puro sadismo.

Existen casos documentados donde por desconocimiento se ha producido un daño físico a un niño en el intento de “evitar” que él mismo se autolesionase. De forma que, las lesiones, en vez de producírselas el niño, se las producen sus “cuidadores”.

No por un acto de sadismo, sino por puro desconocimiento de cómo enfrentar una situación donde la persona puede ser en ese momento un riesgo para sí misma.


¿Quién es responsable de esta acción? ¿Quién llevo a acabo al acción lesiva sobre el niño? ¿Quién no tomó en consideración la importancia de formar adecuadamente al personal? ¿Es culpa de los padres, por dejar a su hijo en manos de quienes realmente no estaban bien formados?

En cualquier caso, sea quien sea el culpable, lo que es evidente es que conocemos a la víctima, que es la persona que ha sufrido esa intervención física con un uso desmedido de la fuerza y con consecuencias por norma general malas.

Y el niño ha sufrido una agresión física que vulnera sus derechos, pero a su vez, ¿qué sucede si esa intervención se ha producido frente a otros niños? Niños que han presenciado como unos adultos han agredido a uno de sus compañeros.

Y eso también es una vulneración de derechos, ser testigo de una agresión sin que nada puedas hacer es también vulnerar los derechos a la dignidad de los testigos. Sin contar el miedo que presenciar estas acciones supone.

Las intervenciones físicas (de las cuales hablaremos más adelante) no deben de ser usadas jamás por quienes no están debidamente formados, incluyendo a familiares. Y debemos ser conscientes que llegamos a esta vulneración por que previamente se vulneró el derecho a una educación de calidad.

A su vez, como único método para la prevención de conductas desafiantes, autoagresiones y agresiones se decide que la única vía posible es la administración de fármacos, de manera que aunque es sabido que éstos no van a resolver absolutamente nada, en algunos casos van a conseguir que, debido al efecto narcotizante de muchos de estos fármacos, la persona deje de tener este tipo de conductas, sin tener en cuenta no solo su criterio o el de sus familiares, ni siquiera un compromiso que afecta a otro de los derechos que se vulneran y que es el

Derecho a la salud

La Organización Mundial de la Salud define el derecho a la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social” que “consiste no solamente del acceso a la atención médica, sino también del acceso a todos los bienes y servicios que son esenciales para una vida saludable o que conducen a ella”. Según el “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales” promovido por la “Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos” que entró en vigor el 3 de Enero de 1976, en su artículo 12 punto 1 dice “Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental”.

Cuando en pro de la comodidad y la economía se opta por dar fármacos en lugar de una intervención terapéutica basada en un método correcto, estamos violando la integridad física y el derecho a la salud de la persona. Actuando a sabiendas de que a pesar de existir otras vías más adecuadas y con menos efectos perniciosos, vulneramos de forma clara y evidente el derecho a la salud de la persona.

Eliminamos su capacidad de libre albedrío y la de su familia y se actúa en un claro ejemplo de ejercicio de exceso de poder y violación de la confianza, se corrompe el propio juramento hipocrático “ … Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones … No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase … Aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad”.

Los principios de la prescripción prudente son obviados sistemáticamente, las bases éticas se orillan, se destruye el principio universal de salud.

Debe existir un compromiso firme sobre las decisiones que afectan a la vida de las personas, y basarse en el respeto a quienes depositan su confianza en manos de terceros en algo tan importante.

El uso de fármacos debe realizarse siempre desde el máximo respeto, contando con la familia y/o la propia persona en la decisión, donde se expliquen de forma clara y concisa todas y cada una de las posibles manifestaciones y efectos adversos, donde quede claro cual es el objetivo del uso del mismo y si existen otras alternativas.

Ya que si no hacemos esto corremos el riesgo de vulnerar otros derechos, tales como el

Derecho a la información

Las Naciones Unidas, en una de sus primeras asambleas generales afirmó que: “la libertad de información es un derecho fundamental y… la piedra angular de todas las libertades a las que están consagradas las Naciones Unidas” Porque contra el autismo la mejor arma que podemos usar es el conocimiento y la información.

Y a todos los niveles, desde cuestiones puramente emocionales a información científica. La información nos permite elaborar criterios, tomar decisiones, planear un futuro.

Pero aquí debemos tener en cuenta otros riesgos, y es que estar muy informado no significa necesariamente estar bien informado.

La información debe ser de calidad, verificada, contrastada y también, discutible.

Ya que la información crea corrientes de pensamiento y estas a su vez evolucionan, tal y como debe hacerlo la humanidad en su conjunto.

Si restringimos el derecho a la información en aspectos fundamentales como:

  • Cuestiones legales
  • Modelos de terapia y métodos de intervención
  • Avances científicos
  • Derechos fundamentales
  • Educación
  • Ciencia y Salud

Estamos pues vulnerando un derecho más, que a su vez, va a evitar acciones como las de la autodefensa de las personas con TEA o sus familias ante precisamente acciones como las que aquí estamos tratando.

Y si no permitimos que esta información de calidad llegue a las personas interesadas impedimos que ejerzan otro derecho como es el

Derecho a la vida independiente

Los que nos desplazamos de forma distinta, los que reciben las sensaciones de otra forma o los que interpretan el mundo de forma muy diferente, no tenemos por qué estar enfermos, podemos ser felices, podemos amar y ser amados, podemos aportar cosas, incluso tomar iniciativas y ser útiles. Nació lo que se conoce como Vida Independiente” Manuel Lobato Galindo.

En la Declaración de Washington, realizada en septiembre de 1999 se llegaron a diversas conclusiones, entre ellas destacamos las siguiente:

  • Que toda vida humana tiene un valor y que todo ser humano debería de tener opciones significativas para tomar decisiones sobre los aspectos que afectan su vida
  • Reconoce la importancia de la Educación inclusiva e igualitaria, las oportunidades de empleo y empresariales, la asistencia tecnológica, los asistentes de vida, transporte accesible y un ambiente libre de barreras que promuevan la vida independiente

Coartar la capacidad humana del libre albedrío, de la autodeterminación, de tomar decisiones que afectan a su vida sin coacciones, es vulnerar la libertad de la persona en todo su conjunto. Y si no tenemos libertad, entonces ¿Qué tenemos?

Twitter: @danielcomin

  1. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte I
  2. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte II
  3. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte III
  4. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte IV
  5. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte V

fuente: https://autismodiario.org/2012/02/07/conductas-desafiantes-agresiones-y-autoagresiones-en-los-trastornos-del-espectro-del-autismo-parte-ii/

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte I

Las conductas desafiantes no son exclusivas de personas con un trastorno que afecte a sus capacidades de interacción social. De hecho, son mucho más habituales de lo que a priori podamos pensar, la diferencia principal radica en el “cómo gestionarlas” y en su origen.

El mejor sistema para intervenir en conductas desafiantes, con o sin acciones agresivas, es sin duda evitar que se llegue a ese extremo, prevenir y por tanto evitar que se repitan. Dado que no vamos a tener la misma intervención ni la misma reacción en un niño o niña de 5 años, que en un joven de 20, o en una persona con un compromiso severo en la comunicación, o en alguien que tenga un buen modelo de comunicación, dividiremos este artículo por franjas de edad y calidad comunicativa.

Debido a la extensión e importancia del tema lo abordaremos en varias partes, siendo esta la primera.

Conceptos básicos

Las conductas desafiantes, según la descripción de Emerson en su trabajo “Challenging behaviour: analysis and intervention with people with learning difficulties – 1995″, se refieren a: “conducta o conductas de una intensidad tal que salen del contexto cultural, que tienen una frecuencia o duración que puede afectar a la seguridad física de la persona o de quienes la rodean, o que es probable que limite el uso de las oportunidades normales que ofrece la comunidad, o incluso se le niegue el acceso a esas oportunidades“.

Según el documento de debate “Parámetros de buena práctica del profesional del autismo ante las conductas desafiantes ” creado por AETAPI referido a este aspecto dice: “entendemos las conductas desafiantes en autismo como conductas reguladoras de efectos no deseables.

Es decir, una conducta conlleva una intención, manifiesta o no, de reajuste, de regulación, de búsqueda de control, pero algunas conductas realizadas para ese propósito generan consecuencias en el entorno o en la propia persona no deseables y/o inadecuadas para el propio desarrollo personal, para la consecución de un futuro personal mejor, para el establecimiento y/o mantenimiento de una red de apoyo social y emocional.

En las personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA), estas conductas implican una serie de carencias relacionadas con los déficits propios del trastorno tales como: Problemas de comunicación, de comprensión de normas y roles sociales, problemas sensoriales, efectos adversos de psicofármacos, otros trastornos o enfermedades comórbidas (Epilepsia, TDAH, psicosis,…) o problemas incluso de salud física.

Cuando estos problemas actúan, ya sea de forma individual o de forma combinada, sin tener una respuesta adecuada, es muy fácil que este tipo de conductas se desarrollen y aumenten hasta un modelo crónico.

Podríamos decir que son conductas de carácter defensivo de la persona y que a su vez presentan una clara intención comunicativa, la cual, no siempre es adecuadamente interpretada. Estas situaciones generan una gran tensión emocional en la persona y por tanto afecta de forma directa a su calidad de vida, y por extensión a la de quienes la rodean.

Las conductas desafiantes no son algo implícito a los TEA, tener el trastorno no implica el desarrollo de estas conductas. Aunque los problemas que el trastorno genera a diversos niveles, si no son tratados de la forma adecuada, van a ser un detonante de la aparición de este tipo de conductas.

La aparición en un determinado momento de este tipo de conductas debe ser atajada de forma correcta, en caso de que estas conductas se conviertan en algo habitual, debemos entender que hemos fracasado en la intervención y por tanto deberemos replantear todo desde cero.

Entendiendo el contexto conductual

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el contexto donde aparece o se da la conducta y la reacción consiguiente. Por ejemplo, quitarse la ropa para bañarse en casa es correcto, quitarse al ropa en una plaza pública porque se tiene calor no lo es. Misma acción en diferentes contextos implica una respuesta diferente. La no comprensión de los diferentes contextos socioculturales genera una conducta inadecuada, la carencia de habilidades para gestionar las diferentes situaciones es un detonante a estas situaciones, y está evidentemente conectada a las capacidades de comunicación y comprensión social de la persona. 

Las conductas desafiantes no son el problema, son la consecuencia. La falta de adaptación y/o comprensión de la persona con TEA a las situaciones sociales genera una respuesta conductual inadecuada. En el caso de quitarse la ropa cuando se tiene calor, estamos observando una sencilla respuesta ante una situación concreta, tengo calor, necesito refrescarme, me quito la ropa. Si hacemos esto en la calle, es decir, fuera del contexto correcto socialmente, tenemos una conducta inadecuada, la misma situación llevada a cabo en la intimidad del hogar no genera esta problemática.

No obstante, en ocasiones y sobre todo en niños, este tipo de conductas inapropiadas pueden ser usadas como un motivador de la atención paternal. El niño, sabedor de la reacción de sus padres, usa una conducta para llamar la atención. Hago algo que genera una reacción que me satisface, por tanto lo repito. O sencillamente quiero algo, por tanto voy a tener un berrinche para conseguirlo. Realmente este tipo de conducta es muy habitual en niños, donde usan conductas no deseadas para llamar la atención, incluidas aquellas que representen un peligro físico para el niño, como por ejemplo, salir corriendo o autolesionarse.

También este tipo de conductas pueden darse como una respuesta negativa a una acción determinada, no quiero seguir trabajando por tanto realizo una acción que elimina aquello que me desagrada, y aquí nuevamente entramos en una conducta generalizada, es decir, todos los niños usan este tipo de técnicas para salirse con la suya, con la diferencia de que cuando tenemos a un niño con TEA, todas estas conductas se achacan única y exclusivamente al trastorno, cuando en realidad esto no es cierto. Debemos saber discernir entre unas y otras, es decir, frente aquellas que son de “uso común” como táctica y con intención provocativa y de aquella que realmente están relacionadas carencias de las citadas anteriormente.

Comprendiendo acciones, situaciones y el concepto temporal

Anticipar acciones al niño con autismo es algo habitual, sabemos que de esta forma podemos dar una información que sea comprensible para el niño y que le informe de lo que va a ocurrir a continuación. No obstante, a veces surgirán cambios, y cambios imprevistos pueden conducir a situaciones de tensión motivadas por la incomprensión del niño a estos cambios.

En el artículo “Preparando al niño con autismo a romper rutinas” ya abordamos este tema, que es de gran importancia. Pero a veces puede suceder que un cambio inesperado de última hora nos haga cambiar de planes, por ejemplo: hoy por la tarde vamos a la piscina, que es una actividad que le encanta a nuestro hijo, pero por alguna razón hemos de pasarlo a mañana. ¿Entenderá nuestro hijo el concepto mañana? Esta problemática temporal puede significar un gran problema, algo que para nosotros es sencillo y que nos hace cambiar nuestro esquema en unos pocos segundos, a la persona con TEA le puede representar todo un problema. Usar historias sociales y secuencias temporales para informar adecuadamente de lo que sucede, sucederá, o incluso de lo que ya sucedió es de gran importancia.

A mayor nivel de calidad comunicativa, más fácil será explicar las situaciones y por tanto reducir la tensión de la persona, si no hacemos esto, hay una elevada probabilidad que estos problemas de comunicación conduzcan de forma inevitable a conductas no deseadas.

Autoagresiones y agresiones

Las conductas lesivas están muy relacionadas a las conductas desafiantes. Podremos encontrar autoagresiones, agresiones a terceros o ambas combinadas. Lo primero que hay que definir es si ésta conducta está relacionada con un berrinche o un ánimo de demanda de atención, o si está relacionada con factores ligados a una frustración, dolor, u otros aspectos relacionados con el trastorno en sí tal y como se indica en el apartado  Conceptos Básicos.

En el caso de estar relacionado con una conducta de tipo “chantaje” o demanda de atención estaremos ante una situación con un manejo diferente y que ya se abordó en la serie de artículos “Berrinches, rabietas y pérdidas del control. Manejo Emocional en niños con autismo”.

Descubrir el origen de una autoagresión a veces puede ser más complejo de lo que a priori pueda parecer, por ejemplo, veamos el caso de un niño que jamás a presentado este tipo de conductas y un día empieza a golpearse la cabeza, primero con las manos, posteriormente contra la pared. Sus conductas cambian de golpe.

El niño empieza a recibir medicación psiquiátrica con la intención de rebajar estas conductas. En vez de reducirlas se aumentan. 11 días después el oído derecho empieza a supurar.

El niño presentaba una infección importante en uno de sus oídos, su incapacidad de comunicar esa situación no permitía conocer el origen de la misma y no se tuvieron en cuenta otros posibles factores detonantes de esas autoagresiones. Una vez se trató la infección, el dolor cesó y la autoagresión también. Es decir, el origen puede ser múltiple, ya sea por factores individuales o combinados.

En determinados casos, el niño se autoagrede como un proceso de autoestimulación, se golpea contra la pared mientras se balancea, una estereotipia con una conducta autolesiva, el niño no siente dolor propiamente dicho, si no una estimulación. En otros casos se muerden las manos, algunos se arrancan cabellos, pestañas, cejas,…, las posibilidades son amplias.

Encontraremos casos donde la conducta autolesiva tenga  un momento o situación determinada. Ya sea por un sonido concreto o una situación específica, que actúan como un detonante de una especie de ataque de furia, donde hay una pérdida completa de autocontrol, incluyendo el producirse daño a sí mismo y a terceros.

En la agresión a terceros, las conductas agresivas también pueden presentarse de formas muy diversas, desde formas de agresión aprendidas (sí, aprendidas, ya sea en el núcleo familiar, el colegio, …) a formas de agresión espontáneas. Un ejemplo claro es el niño o niña que golpea con la mano ante cualquier acción que no sea de su agrado. Esta actitud de pegar, aunque sea sin gran fuerza y sin que a priori parezca presentar un riesgo de agresión elevado, es una agresión en cualquier caso. Hoy es un pequeño cachete, mañana quizá la cosa sea más grave. Curiosamente, este tipo de acción suele ser aprendida, ya sea por el “cachete” correctivo que ha recibido y que ha interpretado de forma incorrecta (Nunca peguen a un niño para corregirle, pegar implica tener la fuerza, no la razón).

En la agresión a terceros también nos encontraremos lo que yo denomino “el salvamento del ahogado”. Cuando recibes formación de salvamento en el agua, uno de los mayores peligros a los que te enfrentas es precisamente la persona que se está ahogando, cuando llega el socorrista, el mayor peligro que corre es que la “víctima” le golpee o le agarre con tal fuerza que provoque un desastre mayor, llegando incluso a provocar el ahogamiento de ambos. En el caso que nos ocupa puede suceder algo similar, la persona que en ese momento está en plena crisis, no es capaz de darse cuenta que quien acude en su ayuda va precisamente a eso, a ayudarle, y en esa especie de “ahogamiento” emocional, la emprende a golpes contra su “salvador”.

Otra opción es que se use la violencia contra terceros como un apoyo o refuerzo a los deseos, por ejemplo, no quiero hacer tal o cual cosa porque no me gusta, y dado que no tengo suficientes herramientas de manejo emocional ni de comunicación, la saturación desemboca en un episodio de violencia contra terceros, y a partir de ese momento, eso que no quería desaparece.

Y esa actitud se refuerza con el paso del tiempo (pudiendo agravarse hasta niveles muy peligrosos), de forma que la persona entiende que cuando no quiere algo debe de agredir al otro (u otros) y consigue salirse con la suya. Es como un berrinche pero llevado a sus máximas consecuencias.

También nos encontraremos con casos de destrucción del entorno, generalmente acompañado con agresiones. Tirarlo todo, romper mobiliario o cualquier objeto que exista, en un ataque de ira incontrolada y con un propósito no siempre definido. Por una parte descargar la ira contenida, consumir adrenalina, quemar esas “energías” que se acumularon de forma súbita y conseguir diversos propósitos: Después de la tempestad viene la calma, mucha gente cuando se enfada necesita gritar, o dar golpes a las paredes, o irse fuera del lugar donde estaba y caminar (generalmente a paso marcial) para poder calmar esa sensación, nuestros principio sociales y educación nos frenan a la hora de agredir al otro.

Las conductas agresivas son muy comunes entre animales sociales, donde las propias jerarquías se establecen en base a modelos agresivos, aunque raramente mortales. Existe una especie de regulación química de las emociones, donde ante una acción determinada la reacción se mide con una agresividad tasada.

Este hecho se observa habitualmente entre lobos, donde vemos como aunque existan agresiones entre ellos no es muy habitual ver peleas a muerte, uno de ellos muestra señales de sumisión y el otro cesa en su agresión, como en un modelo basado en una impronta genética de control de la agresividad. Con la diferencia que aquí los mecanismos de regulación no están funcionando y la agresión no presenta un control.

Es decir, entre los lobos, las respuestas de acción-reacción ligadas a la agresión tienen unos límites marcados, entre los seres humanos hay unos límites sociales y culturales que marcan estos límites, hasta que la persona que presenta esa conducta, no siempre tiene claros los límites.

Principio de incertidumbre conductual

Ante tal cantidad de posibles variaciones, situaciones y reacciones, nos movemos en un principio de incertidumbre, el cual podríamos definir como “la evaluación de las diferentes conductas desafiantes en base a un modelo ecológico y que se resuelven con unas intervenciones predefinidas, aunque el modelo de medición usado para la evaluación varía en función del propio modelo ecológico, generando un nivel de variabilidad tan grande como número de personas” En pocas palabras, que no existe una sola respuesta, sino tantas respuestas como personas. De ahí que a veces la intervención sea tan compleja, o tan fácil.

Cuando la persona tiene una conducta desafiante, la primera intención debe ser finalizar en el menor plazo posible esa situación, pero realmente, la intervención para que estas conductas no se den se realizará en un momento diferente, donde la persona esté receptiva. Realizar un análisis completo nos ayudará a definir mejor en qué áreas vamos a trabajar con la persona de forma que evitemos que este tipo de situaciones se repitan en un futuro, o, que estas desaparezcan de forma progresiva. Debemos de ser conscientes que cada persona puede requerir de enfoques diferentes, pero lo que no debemos es pretender eliminar las conductas desafiantes cuando estas se dan, eliminaremos las conductas desafiantes evitando que éstas se produzcan, de forma que deberemos dar a la persona estrategias, disciplinas, herramientas, modelos de comunicación,…

Twitter: @danielcomin

  1. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte I
  2. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte II
  3. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte III
  4. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte IV
  5. Conductas desafiantes, agresiones y autoagresiones en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte V

fuente: http://autismodiario.org/2012/02/06/conductas-desafiantes-agresiones-y-autoagresiones-en-los-trastornos-del-espectro-del-autismo-parte-i/

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

What Is Fragile X Syndrome?

Fragile X syndrome (FXS) is a genetic condition that causes intellectual disability, behavioral and learning challenges, and various physical characteristics.

Though FXS occurs in both genders, males are more frequently affected than females, and generally with greater severity.

Life expectancy is not affected in people with FXS because there are usually no life-threatening health concerns associated with the condition.

QUE ES EL SINDROME X FRAGIL

El síndrome X frágil ( FXS ) es una condición genética que causa discapacidad intelectual, en el comportamiento y en la capacidad de aprendizaje, así como tiene unas características físicas.

FXS afecta a ambos sexos, masculino y femenino, aunque son más frecuente afectados los masculinos y generalmente con una severidad en su afectación más grande.

La esperanza de vida no esta afectada en las personas afectadas por FXS.

Publicado en AUTISMO, DEFINICIONES | Deja un comentario