DESARROLLO DE HABILIDADES EN LOS NIÑOS CON AUTISMO Y ASPERGER

Vídeo de la conferencia impartida en la Escuela Normal Superior de Bucaramanga dirigida a docentes y otras personas interesadas.

El tema central: Cómo se puede apoyar a una persona con autismo a alcanzar su máximo potencial.

Hablo de la familia, la escuela, el sistema de salud y la sociedad como factores importantes en la manera de como una persona con TEA se puede desarrollar.

De la misma forma lo que se necesita para que una persona con autismo tenga éxito recalcando el papel de la familia, educadores, terapeutas y el resto de personas implicadas trabajando en conjunto.

FUENTE: EL ASPERGIANO

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Influencia de las bacterias intestinales en el autismo

El autismo es fundamentalmente un trastorno del cerebro, pero las investigaciones señalan que no menos de 9 de cada 10 individuos que lo presentan sufren también problemas gastrointestinales, como el mal de colon irritable o del «intestino permeable».

Esta segunda circunstancia se da cuando los intestinos se tornan demasiado permeables y se producen fugas de su contenido hasta el torrente sanguíneo.

Hace largo tiempo que se cuestiona si la flora intestinal o microbiota podría exhibir anomalías en los individuos con trastorno del espectro autista y, de esta manera, causar algunos de sus síntomas.

Una serie de estudios recientes viene a respaldar esta idea. Se propone que la restauración de un correcto equilibrio microbiano podría aliviar algunos de los síntomas conductuales típicos del autismo.

En la reunión anual de la Sociedad Americana de Microbiología, celebrada en Boston en mayo pasado, investigadores de la Universidad estatal de Arizona informaron de los resultados de un experimento en el que midieron las concentraciones de diversos subproductos microbianos en las heces de niños con autismo.

Cotejaron los resultados con los valores observados en niños normales. Señalan los investigadores que las concentraciones de 50 de las sustancias mencionadas diferían entre los dos grupos.

Otro estudio efectuado en 2013 y publicado en PLOS ONE daba cuenta de que, comparados con los niños sanos, los autistas presentaban alteraciones en la densidad de población de varias especies bacterianas, entre ellas, una menor densidad de bifidobacterias, un grupo que se sabe que promueve buena salud intestinal.

Todavía está por elucidar si estas diferencias microbianas son inductoras del trastorno autista o si, por el contrario, son consecuencia de él.

Un estudio publicado en Cell en diciembre de 2013 respalda la primera de las hipótesis.

Cuando investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech) indujeron síntomas pseudoautistas en ratones mediante la infección de sus respectivas madres con una molécula similar a un virus durante la preñez, encontraron que los roedores recién nacidos presentaban diferencias en su flora intestinal con respecto a la de los ejemplares sanos.

A partir del tratamiento de los primeros con una bacteria saludable (Bacteroides fragilis), los investigadores pudieron atenuar algunos síntomas de carácter conductual. Los ratones tratados exhibían un comportamiento menos ansioso y estereotipado. También se volvieron más comunicativos.

Los investigadores ignoran todavía la forma exacta en que las bacterias intestinales podrían influir en la conducta.

Una hipótesis radica en que, si el intestino es permeable, podría permitir el paso al torrente circulatorio de sustancias lesivas para el cerebro.

En el estudio con ratones, el probiótico podría haber contribuido a reformar el ecosistema microbiano y reforzar los intestinos, impidiendo así la fuga de tales sustancias, explica Elaine Y. Hsiao, coautora del estudio y microbióloga en Caltech.

¿Llegará un día en que el autismo pueda tratarse mediante fármacos diseñados para restablecer un equilibrio bacteriano saludable? Pudiera ser.

No obstante, este trastorno es el resultado de una compleja interacción de factores genéticos y ambientales, afirma Manya Angley, investigadora del autismo en la Universidad de Australia del Sur, por lo que la solución seguramente no resulte tan sencilla.

El biólogo Sarkis K. Mazmanina, de Caltech y coautor del estudio con ratones, se muestra de acuerdo. «Serán necesarios muchos más años de trabajo antes de poder afirmar que las bacterias intestinales afectan al autismo y demostrar que los probióticos constituyen un tratamiento viable.»

fuente: https://www.investigacionyciencia.es/

Publicado en AUTISMO, INVESTIGACION | Deja un comentario

ALIMENTOS QUE AYUDAN A LOS AUTISTAS

Primeramente hay que tener en cuenta que los niños con Autismo, requieren de una dieta especial, ya que el retiro de alimentos como colorantes, azucares refinadas, lácteos, conservantes y gluten, ayuda a moderar las conductas en los mismos, trayendo beneficios notables.

Las comidas para niños con Autismo, se basan principalmente en una dieta libre de gluten, el cual es un componente localizado en la harina de trigo, la cual compone alimentos como el pan, galletas, pastas, tortas, entre otros alimentos.

Por ese motivo, los niños autistas no pueden comer harinas derivadas del trigo, avena, centeno, cebada, almidón, cereales, semolina, además hay que estar atentos a productos artificiales.

Así suelen comenzar las recomendaciones de alimentación.

Las dietas restrictivas, riesgos y beneficios

Según estudios llevados a cabo en Europa y EE.UU. se estima que alrededor del 50% de las familias de niños con autismo han seguido algún tipo de dieta restrictiva, siendo la más famosa la que elimina lácteos y gluten. Se ha creado una corriente que asocia determinados alimentos con el autismo.

A pesar de la innumerable cantidad de estudios que se han llevado a cabo para confirmar este hecho a día de hoy aún no se ha podido comprobar esta relación. Lo que sí se ha comprobado desde tiempos inmemorables es que cuando comes un alimento que te sienta mal tu salud empeora y por tanto también tú conducta.

Y esto es aplicable al 100% de la población, tengas autismo o no. Es importante poder separar de forma adecuada los aspectos de la calidad nutricional y de alimentación del niño y la existencia o no de un trastorno.

Muchas familias que pusieron a dieta a sus hijos hablan maravillas del efecto de la dieta. Suelen informar que el niño tenía desordenes alimenticios y que tras poner a dieta al niño su conducta mejoró de forma inmediata. Lo que suelen obviar en esta explicación es que no fue sino hasta el momento de poner a dieta al niño cuando se trabajo su desorden alimenticio.

Y al ir resolviendo este desorden alimenticio el niño mejoró. Es decir, no fue la dieta en sí lo que produjo la mejora en el niño, sino la intervención que se llevó a cabo para resolver el desorden de alimentación.

Con esto no quiero decir que haya niños que realmente necesitan eliminar determinados alimentos de su dieta, ya que la prevalencia de alergias e intolerancias entre niños con autismo no va a diferir demasiado del resto de niños.

Y obviamente si se retiran los alimentos que le provocan malestar, el niño va a mejorar a nivel global sí o sí. Muchas familias que inician algún tipo de dieta con sus hijos, cuando la abandonan no notan retrocesos, de hecho muchas informan de un mayor avance.

Es decir, que debemos ser muy cuidadosos con este aspecto y saber diferenciar entre un desorden alimenticio y una alergia o intolerancia.

Existe una máxima que dice “Somos lo que comemos”, es muy importante el tener una alimentación sana y equilibrada para tener un buen estado de salud, al igual que lo es tener hábitos saludables de vida, hecho que nos dará un mejor estado de salud y por tanto mejorará nuestra calidad de vida a nivel global, y en el caso de un niño con autismo esto también es aplicable.

fuente: autismo diario y otras

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Autismo España lamenta que la RAE no suprima la tercera acepción del término “autista”

  • A pesar de la reiterada petición del movimiento asociativo del autismo
  • Dicha acepción dificulta la proyección de una imagen social realista y positiva que favorezca la inclusión social de las personas con TEA

El director de la Real Academia Española (RAE) ante nuestra petición de sustitución de la tercera definición de la palabra “autista” del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), por considerar que la misma dificulta la proyección de una imagen social realista y positiva que favorezca la inclusión social de las personas con TEA, ha manifestado que la misma no va a ser suprimida ya que fue incluida después de haber seguido un proceso en el que se comprobó que dicha acepción cumplía los requisitos que las normas del DRAE establecen para la inclusión en su diccionario.

En concreto nuestra solicitud era cambiar la siguiente acepción del término “autista”:

3. Dicho de una persona, encerrada en su mundo, conscientemente alejada de la realidad

por esta otra:

3. Persona con autismo o 4. Persona que presenta dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta derivadas del autismo.

En su escrito ha indicado que se trata de una acepción figurada de autista que no se refiere a personas con TEA, sino a comportamientos y conductas humanos en general, y que cumple los requisitos necesarios que las normas internas del DRAE dictaminan como mínimas para la inclusion de un nuevo significado.

A saber: testimoniar su uso en textos, preferentemente extraídos de los Corpus del Español del Siglo XXI de esta Real Academia, que deben abarcar un periodo de tiempo de al menos seis o siete años ya que, de otro modo, podrían reflejar un uso pasajero.

Desde Autismo España lamentamos esta respuesta y nos ponemos a disposición de la RAE para cualquier aclaración o ampliación de contenido sobre los Trastornos del Espectro del Autismo que puedan requerir, y que contribuya a promover una imagen social positiva de las personas que los presentan, así como un tratamiento preciso, ético y riguroso de la información relativa a este tipo de trastorno.

Publicado en AUTISMO, DEFINICIONES | Deja un comentario

Comunicación y lenguaje

Muchas personas con autismo tienen una forma diferente de desarrollar, mantener y comprender las relaciones sociales.

Ponte en su lugar. www.juntoalautismo.orgSHOW MORE

fuente:fundacion orange

Publicado en autismo, AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

El lenguaje no es siempre la mejor forma de comunicarse para las personas con TEA

Las personas con Trastorno del Espectro del Autismo pueden tener dificultades para la comunicación e interacción social.

Para muchas de ellas, el lenguaje no es siempre la mejor forma de comunicarse. Las palabras son abstractas, efímeras y pueden tener muchas interpretaciones.

Aunque las personas con TEA son muy variables en cuanto a su nivel lingüístico, todas ellas presentan dificultades de comunicación, que pueden manifestarse de muchas maneras:

En cuanto a la comprensión:

  • Pueden tener problemas para comprender mensajes que se transmiten de forma oral
  • Aunque entiendan las palabras de forma aislada, pueden tener dificultades para integrarlas dentro de la frase o el contexto y extraer el significado completo.
  • Pueden tener dificultades para comprender el significado no literal del lenguaje oral, mostrando problemas de comprensión de bromas, chistes, metáforas o sarcasmos.
  • Pueden tener dificultades para entender la comunicación no verbal (gestos, indicaciones, expresiones emocionales).

En cuanto a la expresión:

  • Pueden tener problemas para expresarse oralmente
  • Aunque su expresión sea correcta, pueden utilizar un lenguaje excesivamente formal, no ajustado a la situación o con una entonación que resulta inusual.
  • Pueden hablar mucho tiempo de sus temas de interés y tener dificultad para saber cuándo terminar. Le cuesta elegir temas de los que “hablar por hablar”.

¿Cómo puedes comunicarte con una persona con TEA?

  • Reflexiona sobre el desafío que puede resultar para ella y ponte en su lugar.
  • Habla con un estilo claro, evitando ambigüedades.
  • Evita el sarcasmo, la ironía o los dobles sentidos o asegúrate de explicarlos bien para que no haya malentendidos.
  • Haz explícitos algunos conceptos que para la mayor parte de las personas son obvios, especialmente los relativos a las relaciones sociales, pero no para las personas con TEA. 
  • Da tiempo a la otra persona para que pueda procesar la información que le has trasmitido. Respeta sus tiempos.
  • Ante comportamientos que no te resulten usuales, comprende que no son caprichosos o intencionados. Quizás necesites explicar o reformular tu mensaje porque pueden deberse a un problema de comprensión.
  • Ten en cuenta que utilizar otro tipo de códigos, como las imágenes, puede ayudar a su comunicación.
  • Si tienes dudas, pregunta cómo puedes ayudar.
  • Interésate por la persona.

fuente: www.autismo.org

Publicado en AUTISMO, INVESTIGACION | Deja un comentario

¿Qué máster puedo cursar para especializarme en TEA?


Máster en Neurociencia Cognitiva y Necesidades Educativas Especiales.
 
Este máster de la Universidad de Almería (UAL) tiene carácter oficial y presencial. Se estructura en un año académico. El objetivo es que los estudiantes conozcan de primera mano los diversos tipos de NEE y su relación con el cerebro. También se ofrece en modalidad semipresencial en la Universidad de la Laguna (ULL).

Trastornos del Espectro Autista. La Universidad Pablo de Olavide de Sevilla ofrece un máster presencial específicamente centrado en el mundo del autismo. Incluye tres módulos: los fundamentos, las prácticas y el tratamiento. Precio: 2.700 euros.

Experto Universitario en Psicomotricidad y Neuromotricidad. La UNIR ofrece este curso de 400 h 100% online. ¿Ventajas? No es necesario contar con una titulación universitaria para inscribirse.

Máster Universitario en Necesidades educativas especiales y atención temprana. La Universidad Internacional de Valencia (VIU) ofrece este máster oficial, en modalidad 100% a distancia. 60 créditos ECTS, clases por videoconferencia y prácticas externas.

Máster en Logopedia Clínica en Daño Neurológico en Barcelona. El Instituto Superior de Estudios Psicológicos de Barcelona ofrece este máster presencial de un año. Está pensado para titulados en logopedia o para estudiantes de último año. Si vives en Cataluña, no te lo pienses dos veces.

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

¿Qué carrera puedo estudiar para trabajar con niños con autismo?

  • Magisterio de educación especial. Los alumnos con TEA tienen necesidades educativas especiales (NEE) y, en ocasiones, necesitan hacer uso de un plan individualizado (PI).
  • Medicina.
  • Educación social.
  • Psicología.
  • Fisioterapia.
  • Logopedia.


Magisterio de educación especial
.
 Los alumnos con TEA tienen necesidades educativas especiales (NEE) y, en ocasiones, necesitan hacer uso de un plan individualizado (PI). En función del grado de afectación, estos niños acuden a un centro de educación especial o a un centro ordinario donde también reciben ayuda específica. Por este motivo, los profesionales de la educación especial adquieren un rol fundamental durante el día a día en la escuela.

Medicina. Los neurólogos y los psiquiatras no solo deciden qué tipo de medicación puede ayudar a los pacientes, sino que también se dedican a investigar. En sentido, su función consiste en responder a preguntas como: ¿por qué surgen los TEA?, ¿cómo se puede mejorar la detección precoz?, ¿qué tratamiento es más efectivo?

Educación social. La educación social es una disciplina pedagógica que promueve la integración de la diversidad para el desarrollo social y cultural. Los educadores pueden contribuir a la inserción laboral y al desarrollo de la autonomía personal, por ejemplo mediante pisos tutelados.

Psicología. La psicología complementa, la mayor parte de las veces, el trabajo de los pedagogos y de los médicos. Son los encargados de cuidar la parte más emocion emocional del paciente y también de reducir el impacto que el diagnóstico causa en el núcleo familiar.

Fisioterapia. Las alteraciones motrices pueden mejorar, según el caso, gracias a la intervención de un fisioterapeuta. Su función es que el paciente gane autonomía personal en los desplazamientos y no sufra dolor físico.

Logopedia. Cuando hay alteraciones en el habla, se debe derivar al paciente a la consulta de un logopeda. No solo se intenta mejorar las cuestiones relativas a la voz, sino también la gestualidad.

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

14 pautas para estimular el juego en niños con autismo

    Una de las características del autismo es su limitada interacción social.

Si el niño con autismo al principio no interactúa en el juego, no sabe cómo empezar o cómo participar, nosotros los adultos debemos estimular esta acción, y enseñarle a que lo haga pues necesita orientación a modo de guía para aprender a jugar.

Empezaremos siguiendo estas pautas:

  1. Sigue los  intereses del niño, incorpóralos en el juego, e imita los movimientos o “juegos” de él. De esta forma intentaremos captar su atención. Demuéstrale que su conducta nos interesa.
  2. Hazle saber que estamos con él, para que acepte la intromisión del adulto en sus juegos y actividades.
  3. Trata de crear juegos circulares, dándole  motivos para comunicarse. Pueden ser juegos sensoriomotores y de contacto corporal, siempre que sean atractivos y motivantes para él, con la finalidad de hacer emerger el juego circular y a partir de aquí ir ampliando hacia otros tipos de juego.
  4. Modela y ve dotando de sentido su juego a partir de pequeñas pautas estructuradas.
  5. Prepara guiones sencillos de juego, paso a paso, enséñale a jugar con juguetes, enséñale a imitar y a practicar su uso, a la vez también le vamos mostrando las posibilidades de juego. Ya que se aprende haciendo (moldeado) y se asimila repitiendo (rutinas).
  6. Establece una rutina: que se consigue con confianza y seguridad, porque sabrá qué va a pasar.
  7. Anticipa lo que va a ocurrir: por ejemplo, “ahora pompas de jabón” se pueden utilizar apoyos visuales para la mejor comprensión.
  8. Provoca el uso del lenguaje ayudándole a hacer peticiones sencillas. Por ejemplo, si le gustan las pompas comenzamos a jugar con él y pararemos. De esta forma creamos una situación de petición. Una vez nos demande más pompas podemos jugar dándole órdenes del tipo; “ahora sopla tú” o “intenta coger las pompas”.
  9. Habla sin alzar la voz y con calma, con palabras sencillas y concisas, con movimientos lentos y suaves, con sonrisas y tocándole a menudo. Ponte siempre a su nivel para hablar y busca el contacto visual.
  10. Presenta el juego de forma muy atractiva, divertida y motivadora. Disfruta junto a él, para que se convierta en una experiencia positiva. No impongas una actividad si no genera interés.
  11. Dedícale horas y horas jugando de forma estructurada primero, para después ir flexibilizando.
  12. No utilices las bromas o los mensajes confusos, porque no te van a entender.
  13. Delimita el espacio cuando interactúes en el suelo. Elimina los ruidos de fondo y las distracciones.
  14. Utiliza la coherencia: toda la familia lo ha de hacer igual.

Con estas pautas vamos estableciendo las bases de la interacción con el niño y después nos será más sencillo  lograr que nos imite a nosotros. A partir de ahí, iremos avanzando hacia otros tipos de juego, donde les enseñaremos a controlar los turnos, mediante juegos de intercambio, etc.

La finalidad es jugar con ellos para que después ellos jueguen y disfruten jugando con otros niños.

Pilar Espinosa, psicóloga de Red Cenit Valencia

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Adolescentes con autismo, adolescentes sin amigos

Es normal que los adolescentes queden fuera del horario de clase. Que salgan a tener actividades juntos, a ir a casa de sus compañeros, ir al cine, a hacer deporte, o cualquier otro tipo de actividad de grupo, y por tanto que entraña un modelo social. Salvo que estos adolescentes tengan un Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), aquí las cosas cambian y mucho.

Según un estudio publicado el pasado día 14 de Noviembre, titulado “Participation in Social Activities among Adolescents with an Autism Spectrum Disorder”, dirigido por el Dr. Paul T. Shattuck, y basado en un estudio de más de 11.000 adolescentes en los EE.UU.

Los adolescentes con TEA no ven a sus compañeros de clase fuera de la misma en un 43,3%, el 54,4% nunca reciben llamadas de sus compañeros y el 50,4% no son invitados nunca a actividades sociales en comparación con el resto de adolescentes del resto de grupos analizados.


Los resultados de este estudio vienen a refrendar algo que quienes tienen relación directa con los TEA ya sabían, y son los problemas en las relaciones sociales que tiene estos jóvenes. Según el Dr. Shattuck, esta carencia de relaciones sociales influye de forma negativa en la salud emocional -y muy especialmente en la adolescencia- de estas personas.

La dificultad de poder acceder a actividades organizadas extraescolares, como pertenencia a clubes, asociaciones deportivas o culturales, etc, es otro de los problemas que inducen a esta ausencia de sociabilidad, y por tanto de mejora de las herramientas sociales de estos adolescentes.

A menor capacidad de conversación y menor capacidad de interacción social, menor probabilidad de participar en acciones de grupo.

Aunque factores como edad, sexo, raza o grupo étnico no se mostraron como aspectos determinantes, sí lo han sido los factores económicos: A menor nivel económico de la familia menor capacidad de participar en actividades de grupo, pero, no afectaba a la hora de relaciones con sus pares de forma individual.

Este estudio no debe de ser entendido tan solo como una constatación de algo que ya sabíamos, sino como un modelo de reflexión.

El factor determinante de la mala calidad de las relaciones sociales del adolescente con TEA, no es de carácter socio-económico, es sencillamente el trastorno y la mala predisposición a incluir a estos muchachos en el resto de las actividades, ya sea por un rechazo del grupo, o por un problema en la familia (no querer forzar al muchacho a participar en actividades y eventos extraescolares), o por parte de un mal modelo, el cual no deja muchas opciones a estos jóvenes.

O incluso de una combinación de todas ellas. Debemos pues tomar en consideración que esta carencia de relaciones sociales extraescolares de nuestros adolescentes no es buena, y hay que fomentar las relaciones y usarlas como un sistema para potenciar las técnicas de sociabilidad de estos chicos y chicas.

ANEXO:

Los coautores del estudio son Gael I. Orsmond (Departamento de Terapia Ocupacional en la Universidad de Boston), Mary Wagner (SRI International) y Benjamin P. Cooper (La Escuela de Brown en la Universidad Washington en St. Louis).

fuente: https://autismodiario.org/2011/11/27/los-adolescentes-con-autismo-enfrentan-obstaculos-importantes-para-la-vida-social-fuera-de-la-escuela/

Publicado en autismo, AUTISMO, DIVULGACIÓN | Etiquetado | Deja un comentario

CARLY FLEISCHMANN

Demostrando que el autismo no siempre significa discapacidad intelectual

Tan solo los padres de Carly Fleischmann apostaban por ella. Decían que tenia una fuerte discapacidad intelectual asociada al autismo. Pues resultó no ser así. Hoy Carly se comunica mediante la escritura, es más, está escribiendo un libro

This song has been written by Carly Fleischmann who is diagnosed with autism and oral motor apraxia.

Carly cannot speak a word out of her mouth. However, Carly can type on a keyboard to communicate.

Carly has asked Kaitlin, an upcoming country artist who is facing her own challenges as a result of low self-esteem due to bullying, and Lil Jaxe, a rapper who has caught the world’s attention for being a fluid rap artist despite a speech impediment that makes it hard for him to get a word out, to collaborate on this project.

Together they have teamed up to show the world a powerful message. “It doesn’t matter what your challenges are as long as you’re ready to try to overcome them.” Carly Fleischmann

Please help them overcome their challenges by sharing and liking this video.

Publicado en autismo, AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

AUTISMO SEVERO, INTELIGENCIA Y CAPACIDAD INTELECTUAL

Definición de la RAE sobre la palabra: inteligencia.

(Del lat. intelligentĭa).

1. f. Capacidad de entender o comprender.

2. f. Capacidad de resolver problemas.

3. f. Conocimiento, comprensión, acto de entender.

4. f. Sentido en que se puede tomar una proposición, un dicho o una expresión.

5. f. Habilidad, destreza y experiencia.

Los grados de severidad en el autismo son algo que sigue en plena discusión, al respecto de qué indicadores son los que inciden en una mayor o menor severidad. Normalmente una mayor severidad se asocia a un mayor grado de dependencia de la persona.

Los aspectos derivados de conductas muy disruptivas y de compromiso intelectual suelen ser dos de los mayores ítems a considerar.

Por supuesto se pueden añadir otros aspectos que actúen de forma comórbida, la epilepsia suele ser uno de los más relacionados con las dificultades intelectuales.

Pero es importante considerar que la severidad no tiene porqué estar asociada a un déficit intelectual. Durante muchos años se ha afirmado que el 70/80 % de las personas con autismo tienen discapacidad intelectual asociada.

Hoy sabemos que esto es rotundamente falso. De hecho la evidencia actual tiende a decir justo lo contrario, y hoy se estima que entre un 20/25 % de las personas con autismo pueden tener una discapacidad intelectual asociada.

Y todo esto tiene que ver en cómo entendemos la inteligencia y en cómo se aborda la atención y la enseñanza a las personas con autismo, algo que en la última década está cambiando de forma radical.

La asociación autismo + discapacidad intelectual es otro de los múltiples mitos del autismo, y no se pretende en absoluto desmerecer bajo ningún concepto a las personas que tienen un compromiso intelectual (del tipo que sea), sino más bien intentar aclarar aspectos relativos al cómo un cambio de paradigma está cambiando muchas de las visiones establecidas, de forma que una nueva visión nos ayude a ser mucho más proactivos con las persona con autismo o con cualquier otra alteración del neurodesarrollo.

Debemos empezar a pensar que quizá lo que hasta ahora definíamos como la discapacidad intelectual del otro era más nuestra incapacidad intelectual a la hora de establecer patrones adecuados de aprendizaje o enseñanza.

En resumen, que ya es hora de que nos demos cuenta de que el compromiso intelectual que le complica la vida a muchas personas, quizá esté en nuestro cerebro, vestido de prejuicios o visiones erróneas.

Esto no pretende en ningún caso hacer desaparecer el hecho de que existan personas que presentan un compromiso intelectual.

Y que esto también se dé en personas que tienen autismo, o quizá, en personas que presentan un compromiso intelectual tal que afecta severamente a las áreas de comunicación y sociabilidad y que generan por tanto conductas de tipo autístico.

Lo que realmente se persigue es motivar un cambio en el modelo de pensamiento, en dejar de suspender de antemano a las personas que debido a su diversidad o diferencia son tratadas de forma inadecuada y se pone en duda de forma sostenida su capacidad de aprender.

Creo que es el momento de empezar a poner sobre la mesa la incapacidad de enseñar por encima de la incapacidad de aprender.

Obviamente no todos podemos tener mentes prodigiosas, pero eso no significa que se coarte la capacidad del individuo por el mero hecho de no mostrar un patrón socialmente aceptable en lo que a inteligencia se refiere.

Sobre inteligencia y autismo disponen de diversos artículos con mucha bibliografía que pueden consultar haciendo clic aquí.


Hoy para ilustrar esta propuesta veremos dos casos, uno muy conocido, el otro no tanto, pero que al final nos van a mostrar dos situaciones cuasi idénticas.

Una chica y un chico, ambos con diagnóstico de autismo, que no tienen comunicación verbal funcional, y a quienes se había encasillado en el grupo de discapacidad intelectual, pero que ¡oh! ambos demuestran que la discapacidad intelectual no era la de ellos.

Carly Fleischmann

Carly Fleischmann, fue diagnosticada con autismo severo, sin embargo un día demostró que su severidad no era intelectual, incluso aprendió a escribir sola, hoy mantiene un blog, escribe libros y es una defensora de los derechos de las personas con autismo, demostrando claramente lo que desde Autismo Diario venimos diciendo desde hace mucho, y es que autismo no tiene porque significar discapacidad intelectual.

Ethan

Ethan es un adolescente de 17 años con autismo y apraxia verbal. A la edad de 10, los “expertos” les decían que nunca podría leer, escribir o hacer matemáticas. Hoy, Ethan está haciendo matemáticas avanzadas incluyendo álgebra. Su comprensión de la lectura es increíble y él teclea 65 palabras por minuto. El vídeo dura 12 minutos, está en inglés y con textos en inglés, pero no es muy complicado de entender.

En el pasado se pretendía medir la capacidad intelectual de las personas con autismo por su capacidad de comunicación y expresión verbal, a pesar de que precisamente esa es una de las áreas que suelen estar afectadas en el autismo. Por tanto los porcentajes de discapacidad intelectual eran inmensos. Hoy vemos que no se medía la discapacidad intelectual sino la incapacidad del sistema de medición. Lamentablemente se condenó a una generación completa.

En la actualidad la visión está cambiando, desde familias a profesionales. Incluso a nivel de desarrollo verbal los avances están siendo espectaculares, pero aun falta por convencer a muchos profesionales y familiares de que NUNCA duden de las capacidades de un niño o joven, tener autismo no significa que no aprenda, significa que el maestro tiene ante sí un estupendo acicate y reto profesional, enseñar lo mismo pero de una forma diferente, y así, por el camino descubrirá que enseñar otras cosas de otra forma es tremendamente gratificante.

Immanuel Kant afirmó: “Se mide la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar”.

Esto significa que la persona con autismo debe enfrentar una larga lista de incertidumbres y manejar una larga lista de situaciones incomprensibles, y decimos que tienen bajo cociente intelectual, mientras que todo tipo de profesionales son incapaces de enfrentarse a una sola incertidumbre y por tanto recortan y encasillan.

Este debe ser el cambio de concepto, no podemos restringir las posibilidades de alguien por culpa de nuestra incapacidad intelectual. Si una persona es incapaz de ver más allá de sus propias limitaciones intelectuales, no está por tanto autorizada a infringir un daño -posiblemente irreparable- a las posibilidades de otros.

Hagamos que la famosa frase de Wittgenstein “Los límites de mi lenguaje, representan los límites de mi mundo” se convierta en falsa. Expandamos visiones, hablemos de comunicación, de nuevas formas de enseñanza, de dejar de estigmatizar -y en el caso del autismo por partida doble- a las personas con la tan llevada discapacidad intelectual. Porque si nos dejamos llevar por la definición de la RAE sobre inteligencia, francamente, habría que dar tratamiento intensivo a una gran cantidad de personas.

Sobre todo a aquellos que no entienden ni comprenden, a quienes son incapaces de resolver los problemas que nos acucian, a quienes no parecen tener conocimiento, ni habilidades ni nada. A esos sí que habría que cuestionarlos, y no a quienes se les niegan las oportunidades.

FUENTE: AUTISMO DIARIO
Publicado en AUTISMO, DEFINICIONES, INVESTIGACION | Deja un comentario

TRILLIZOS AUTISTAS:

Noelia madre de los trillizos explica su vida desde el nacimiento de los trillizos.

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

AUTISMO SEVERO: Los grandes desconocidos

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

Autismo de Alto Funcionamiento y Asperger no son lo mismo

Pese a que en algunos puntos ambas condiciones se superponen, sin embargo, en los últimos tiempos se han establecido diferencias entre una y otra en distintos aspectos.
Respecto de las habilidades del lenguaje, mientras que en el AAF se encuentra que hay dificultades en el desarrollo de este durante los primeros tres años de vida, con retrasos significativos, poca evolución del lenguaje expresivo, presencia de ecolalia, lenguaje repetitivo, entonación poco enfática, escasa receptividad de la información que provee el interlocutor, aquellos que portan Asperger se caracterizan por no presentar demoras ni retraso en la adquisición del lenguaje, con prosodia anómala, estilo conversacional autorreferente, gran facilidad para expresarse oralmente, verborragia, uso de vocabulario sofisticado y referencias ambiguas a los datos aportados por el otro.


Otra área que muestra diferencias significativas es aquella referida a las habilidades cognitivas y las conductas adaptativas.


En estos ítem, los autistas de alto funcionamiento y los Asperger coinciden en mostrar un desarrollo adecuado de las habilidades cognitivas no verbales, pero en estos últimos también se observa respecto de las verbales.

A su vez, los primeros demuestran un interés muy limitado en la exploración del entorno en los comienzos de la infancia, al tiempo que se observa en ellos un marcado retraso en los logros autonómicos.

Por otro lado, sobresalen en las áreas no verbales de razonamiento, así como en lo referente a capacidades espaciales, la conceptualización no verbal y la memoria visual.


Por su parte, los Asperger se interesan por la exploración de su entorno en sus primeros años, tienden a mostrar una adecuada autosuficiencia y su fuerte está en las áreas verbales (razonamiento, comprensión y vocabulario), con marcada predominancia de la memoria auditiva.


En estos últimos se patentizan las dificultades en la integración viso-motora, percepción espacial, memoria visual y formación de conceptos no verbales, mientras que en los AAF los inconvenientes se asocian más con las cuestiones auditivas y verbales, siendo que su razonamiento y comprensión en este área, junto con la percepción y la memoria auditiva, suelen ser pobres.

El desarrollo motor es otro punto de diferenciación.


En él, los autistas con un alto funcionamiento no muestran retrasos respecto de la población general, suelen ser ágiles, gustar de las actividades físicas, lo que puede derivar, sin embargo, en dificultades motrices en la adolescencia, ello como consecuencia de una imagen corporal anormal y una baja autoestima.


Motrizmente, las personas con Asperger tienden a mostrar alteraciones en el desarrollo desde muy temprano, lo que deriva en que se observe en ellos cierta torpeza y dificultades en la coordinación motora, por lo que no son afectos a participar en actividades físicas. Esos inconvenientes que se observan desde la más tierna edad persisten a lo largo de la adolescencia y, en muchos casos, durante toda la vida.


El de las habilidades sociales y la comprensión social es otro ámbito en el que se observan marcadas diferencias entre unos y otros.


En este aspecto, aquellos autistas de alto rendimiento muestran poco apego hacia la madre desde el comienzo de su vida, lo que se extiende a otros personajes significativos durante el tiempo de crianza. También carecen de interés por sus pares, les falta comprender las emociones que manifiestan las otras personas y no muestran interés por desarrollar interacciones sociales.

Y tampoco son capaces de reconocer sus problemas en este sentido.
Por su parte, los Asperger sí se vinculan fuertemente con la figura materna, muestran interés en la interacción social (aunque de forma frecuentemente inapropiada), se interesan en otros niños pero en forma anómala, pueden llegar a comprender aproximadamente las pistas sociales, tratan de establecer relaciones sociales y tienen cierta tendencia a reconocer sus dificultades y en ocasiones son conscientes de las diferencias con respecto a los demás.


En lo que hace a los patrones repetitivos de conductas, los autistas de alto funcionamiento suelen interesarse hasta en demasía en actividades manipulativas y aquellas que tengan una base viso-espacial. Presentan retraso en el juego imaginativo y simbólico, en su mayoría, al tiempo que suelen ser hábiles musicalmente y en áreas específicas de la ciencia, el arte o los oficios. Suelen presentar exceso y/o exageración en sus movimientos.
A su vez, los Asperger centran su interés más en la acumulación de datos respecto de temas específicos, antes que lanzarse a actividades más relacionadas con lo motriz. Su juego, si bien es imaginativo y simbólico, suele ser solitario, antes que social o interactivo. En lo que respecta a la interacción social, buscan imponer sus intereses a los demás. Raramente muestran exageración o ampulosidad en sus movimientos o estos son repetitivos.


Las que anteceden son las diferencias básicas entre uno y otro grupo, aunque hay que tener en cuenta que, dada la variedad de manifestaciones al interior de cada uno de ellos, existen zonas en las que es posible que las diferencias no sean tan visibles y que algunas características de unos aparezcan en los otros.

Colofón


Aunque no se la reconozca como categoría nosológica y desde ese punto de vista se sostenga que el Autismo de Alto Funcionamiento no existe, que se hable de él en infinidad de textos científicos y de divulgación habla de que quizá debería aceptarse su existencia como una subcategoría dentro del gran paraguas de los Trastornos del Espectro Autista.


En todo caso, más allá de los logros y los progresos que estas personas hagan a lo largo de su vida, es necesario que no se olvide su condición, no para estigmatizarlos y segregarlos, sino para ayudarlos a desarrollar su máximo potencial, que es el fin de toda intervención que se haga sobre cualquier persona, porte o no una discapacidad.

fuente: https://elcisne.org/que-es-el-autismo-de-alto-funcionamiento/

Publicado en AUTISMO, DEFINICIONES | Deja un comentario

¿Qué es el autismo de alto funcionamiento?

Ni el DSM, ni el CIE-10, la 10ª versión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades, de la Organización Mundial de la Salud (la 11ª está por ver la luz en estos días) lo reconocen como condición, ni tampoco se trata de una categoría diagnóstica que los especialistas utilicen, sino que es un término que se ha acuñado informalmente para designar a aquellas personas que portan las características principales del Autismo, aunque atenuadas.

Esto es: dichas personas continúan con los problemas de interrelación social, de comunicación, de interpretación de las señales no verbales y toda la gama tan conocida de síntomas que distinguen a los trastornos autistas, pero atenuados.

Y también se señala otro aspecto, que es que su inteligencia se ubica usualmente en niveles similares a los de la población típica, mientras que algunos individuos superan la media, sobre todo en aquellos temas o materias que logran captar su atención, en los cuales se muestran brillantes.


Se ha discutido si el tema de la inteligencia en el Autismo es una nota distintiva o no, sobre todo teniendo en cuenta que los tests que se utilizan usualmente para medirla (más allá de las críticas que se hacen a ellos en sí mismos) suelen implicar un alto grado de estrés para los autistas que se someten a ellos, por lo que se postula que los resultados no serían confiables.


Es por ello que estos rotulados como de alto funcionamiento continúan con los problemas para establecer contacto visual, comunicarse con los demás, captar las señales gestuales y las formas retóricas del habla, les cuesta hacer y mantener amigos y relaciones amorosas, usan muy poco de lo que se conoce como charla social, son devotos de la rutina y del orden, pueden ser reticentes o extremadamente confiados ante extraños, faltos de reglas sociales y todo el bagaje sintomático conocido.


Respecto de su rendimiento escolar y laboral, este abarca un amplio rango, dado que pueden ser extraordinariamente competentes (sobre todo en aquello que logra captar su atención) o fallar en su capacidad de concentración y de respuesta ante situaciones que les resulten desbordantes.


Un dato interesante es que mientras que en el Autismo a secas la proporción de varones supera a la de las mujeres en una proporción aproximada de 4,3 a 1, en el de alto funcionamiento es aun mayor, trepando a 5,5 a 1.


Insistimos en que, pese a que resultan mucho más comunicativos que el resto de sus pares, de todas maneras continúan advirtiéndose deficiencias, que, según las personas y las circunstancias en las que se desenvuelven, son de distinta intensidad.

fuente: https://elcisne.org/que-es-el-autismo-de-alto-funcionamiento/

Publicado en AUTISMO, DEFINICIONES | Deja un comentario

COMO MOTIVAR A UNA PERSONA CON AUTISMO

FUENTE: YOUTUBE A lo Aspergiano

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | Deja un comentario

DUELE DIFERENTE EN EL AUTISMO

¿De qué manera se debería entender el “duele diferente” dentro de la hiposensibilidad en los niños con TEA?

Hoy se acepta que las personas con TEA no son insensibles al dolor, pero la expresión del mismo puede ser diferente, en ocasiones reducida, retrasada, como un disconfort sin localización de la fuente del dolor, con ausencia del reflejo de retirada, o con reacciones paradójicas, como las autoagresiones.

A pesar de ello, se sabe que las consecuencias del dolor en el niño con TEA son importantes.

Tiene  una reacción inmediata al dolor y de muy larga duración, mayor que en los niños neurotípicos, por ejemplo, conducta autolesiva inmediata, reacciones conductuales alteradas, alteración en resonancias funcionales y respuestas fisiológicas aumentadas (elevación de la frecuencia cardiaca y del nivel de Beta-endorfinas en plasma).

Pero puede existir una disociación entre las respuestas observables y las respuestas fisiológicas.

fuente: http://elmedicointeractivo.com/el-dolor-en-la-poblacion-con-autismo-es-un-verdadero-reto-poco-investigado-y-muy-debatido/

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | 2 comentarios

¿Cuáles son los cambios más importantes en cuanto a la percepción del dolor en niños con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA)?

Los niños con trastorno del espectro del autismo se enfrentan al mundo con patrones de comportamiento, de respuesta y de procesamiento de la información de manera distinta a las demás personas.

Suelen tener problemas con la integración de la información sensorial y del autoconcepto (reconocer lo que les está pasando), lo que les impide una relación optima con el entorno y dificulta entre otras cosas la identificación y expresión de cuándo y dónde sienten dolor.

Pero esto no significa que no les duela. Un estudio reciente de la Federación de Autismo de Castilla y León, realizado en personas con TEA grado moderado/severo, observó cómo a pesar de que un 72,6% de los mismos son incapaces de quejarse ante leves indicios de dolor o malestar (bien sea por la dificultad para reconocer las sensaciones corporales como mensajes de alerta, bien por ausencia de competencias comunicativas), presentan en un porcentaje muy elevado (77,6% de los casos) alteraciones en su comportamiento o en su estado emocional, en estas circunstancias.

Lo que nos sugiere que existe una “falsa tolerancia” ante el dolor, debido a su dificultad en la percepción o en la expresión del mismo. La realidad es que el dolor afecta enormemente a su vida cotidiana, causando sufrimientos innecesarios a ellos y a sus familias.

fuente: http://elmedicointeractivo.com/el-dolor-en-la-poblacion-con-autismo-es-un-verdadero-reto-poco-investigado-y-muy-debatido/

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | 11 comentarios

Tutorial de los Primeros Signos de los Trastornos del Espectro Autista

fuente: YouTube: Kennedy Krieger Institute

Publicado en AUTISMO, DIVULGACIÓN | 2 comentarios